Devolviendo regalos

publicidad

Aunque normalmente cuando hacemos regalos, nos cercioramos de que el regalo en cuestión va a ser del agrado de la persona que lo recibe, no siempre acertamos y a veces no porque no hayamos sido lo suficientemente observadores con los gustos del obsequiado, sino porque las casualidades de la vida nos juegan una mala pasada y por ejemplo regalamos algo que ya había sido regalado antes por otra persona.

En este tipo de situaciones lo habitual es que se acuda al establecimiento donde compramos el artículo y se sustituya o se obtenga el reembolso del dinero para comprar otra cosa.

regalos

Si hemos adquirido el regalo en un centro comercial o gran establecimiento es más sencillo que las políticas del local nos permita cambiar el artículo, obtener el dinero o algún vale para volver a comprar en la tienda, no suelen poner demasiadas pegas y es normal que cuiden a sus clientes, pues el malestar ante este tipo de situaciones se propaga a la velocidad de la luz y no da muy buena imagen.

publicidad

En general, con que el artículo no haya sido usado es suficiente, no obstante hay establecimientos donde incluso permiten que se hayan probado y aún sin tener imperfecciones aceptan su devolución.

Esto no quiere decir que los establecimientos siempre acepten devoluciones ni mucho menos, hay ocasiones en las que no nos permitirán devolverlo incluso si el artículo no ha sido usado, por ello es importante antes de comprar conocer cuáles son las condiciones establecidas en caso de que queramos hacer una devolución.

Por otro lado, cuando el artículo comprado está defectuoso, las opciones suelen ser dos, o bien obtener una reparación del artículo por el cual, una vez reparado podemos solicitar una rebaja de precio en el importe pagado o bien que se sustituya por otro (aunque hayan reparado el artículo defectuoso) y además nos reembolsen parte de lo pagado a modo de rebaja.

Por último, en el caso de las compras online o por catálogo, lo habitual es que nos den hasta siete días para devolver los productos, sin necesidad de tener que dar explicaciones del motivo por el que queramos realizar dicha devolución.

publicidad