Consejos para limpiar la campana extractora

Publicidad

No se si os pasará lo mismo que a mi pero una de las cosas que más rabia me da limpiar en la cocina es la campana extractora, más que nada porque acumula muchísima grasa y a poco que te descuides tienes que pasarte muchísimo rato frotando para que vuelva a quedar limpia de nuevo.

Mi abuela que era muy sabia siempre me decía que lo importante para mantener la cocina impecable (campana incluida) es hacer un pequeño repaso diario y no dejarlo todo para el día de “limpieza general” pero claro, con la vida que llevamos hoy en día resulta un poco difícil sobre todo en estas fechas que pasamos tanto tiempo en la cocina y la suciedad se acumula que da gusto.

Ver: Cómo evitar los maratones de limpieza

Para ayudaros con esta tarea hemos querido recopilar algunos consejos para que la campana quede como nueva con el menor esfuerzo posible ¡Espero que os resulten muy útiles!

Lo más importante es desmontar los filtros

En los filtros de la campana es donde más grasa se acumula y, al ser una zona menos accesible, es más complicado eliminarla. Para limpiarlos correctamente lo mejor es desmontarlos, aplicar un producto quitagrasas, dejar actuar unos minutos y frotar con un estropajo. Una vez eliminada la grasa es importante aclarar Y SECAR MUY BIEN CON UN PAÑO ya que si no podría quedarse alguna gota que salte a la hora de cocinar y podríamos tener un accidente inesperado.

Si no os convence utilizar un producto quitagrasa por ser muy abrasivo también podéis utilizar agua hirviendo con bicarbonato e introducir los filtros para la grasa se ablande (si el filtro no cabe entero en la olla se puede hacer en dos veces, primero una mitad y luego la otra). Pasados unos cinco minutos hay que dejar reposar hasta que el agua esté tibia y repetir la operación añadiendo al agua, en lugar de bicarbonato, zumo de limón. Al igual que antes, es muy importante aclarar y secar bien los filtros antes de volverlos a colocar.

Ver: 9 usos que te van a sorprender del bicarbonato

Publicidad

Aunque no os lo he dicho antes, si los filtros no están muy muy sucios se pueden lavar en el lavavajillas y, salvo que tengan grasa muy incrustada, saldrán como nuevos.

Cuidado con la limpieza de las campanas de acero inoxidable

Si vuestra campana es de acero inxodable tenéis que tener una serie de precauciones para no dañarla a la hora de la limpieza. Es muy importante no utilizar lejía ni productos abrasivos y no frotar con un estropajo ya se rallaría.

Precauciones a la hora de limpiar la campana

Al tratarse de un elemento que acumula mucha grasa, como os hemos comentado en todos los pasos anteriores, es muy normal que utilicemos productos especialmente abrasivos por lo que siempre hay que utilizar guantes para las manos para evitar cualquier problema.

Si veis que los filtros están muy estropeados o que, después de limpiarlos a fondo, no quedan bien puede que haya llegado el momento de sustituirlos por otros. Es importante hacerlo porque si no la extracción no será óptima.

Además de todo ésto, es muy aconsejable que os acostumbréis a pasar una bayeta a la campana todos los días después de cocinar (igual que hacemos con la vitro) ya que nos ahorraremos bastante trabajo cuando hagamos la limpieza a fondo.

Y como se que os gustan mucho los vídeos os quiero dejar aquí dos que me han resultado muy útiles.

#comolimpiarlacampana Vamos a quitar la grasa pegada en tu campana extractora. No dejes pasar más tiempo, ponte los guantes y acómpañame a limpiar la campana. Ya lo sabe te espero en Instagram y Facebook

¿Cómo soléis limpiar la campana?¿Lo hacéis muy a menudo? Espero que todos estos consejos os resulte súper útiles y ya sabéis que nos encantará si nos enviáis vuestros trucos caseros de limpieza y orden en casa.

Y no olvidéis registraros en nuestro Club Ahorradoras para acceder a un montón de recursos gratis y probar muchos productos totalmente gratis.

Inscribirme en el club

Publicidad
Comparte el ahorro: