Decorar con papeles pintados vintage en la era de las redes sociales

publicidad




Están por todas partes, desde las series de moda que sigues en tu plataforma de streaming favorita, hasta detrás de la caja de esa pastelería hipster que acaba de abrir en el barrio.

El papel pintado es una historia de éxito de la decoración, ya que ha regresado de forma increíble al mundo del diseño de interiores. Durante décadas fueron un elemento básico en todos los hogares, el fondo atractivo pero ligeramente conservador de todos los salones y dormitorios de Europa y Norteamérica antes y después de la guerra.

Los amantes del diseño de interiores se están dando cuenta de que en los últimos años se ha producido una vuelta al papel pintado como solución de decoración, con preferencia por los motivos decididamente vintage. En parte, esto se debe, al inherente carácter cíclico de las tendencias, donde los elementos decorativos de la década que nos precede parecen anticuados, mientras que los diseñadores escarban en la biblioteca figurativa del pasado en busca de inspiración y encuentran elementos para revisitarlos y darles un nuevo lustre. El carácter cíclico de la moda, sin embargo, sólo explica en parte que patrones de los años 70, que parecían abandonados en el baúl de los recuerdos, estén totalmente de moda ahora. Hay que tener en cuenta que esa fue la década en la que el arte figurativo fue más descarado, con colores y motivos cuando menos atrevidos y, desde luego, no pensados para permanecer en un discreto segundo plano. Esta expresividad gráfica está muy en sintonía con la era en la que vivimos actualmente, dominada por Instagram.

Papeles de los 70

La generación de Instagram

Vivimos en una época tremendamente visual, en la que todo el mundo espera ver replicada en su vida diaria la misma perfección a la que nos hemos acostumbrado gracias a las incesantes publicaciones de influencers en interiores inmaculados en Instagram y Pinterest. 

Esto es particularmente cierto para espacios públicos como bares, restaurantes, boutiques o vestíbulos de hoteles, donde tener rincones «instagramables» se ha convertido en un componente de marketing esencial si quieres subirte a la ola social y esperar ser «etiquetado» por los clientes y así conseguir publicidad gratuita para tu negocio. Muchos locales hipster tienen ahora en cuenta este factor en su diseño y planifican los rincones «correctos», con el fondo adecuado y la luz natural perfecta, para garantizar una publicidad viral.

Esta necesidad de crear un espacio decorativo que llame la atención también se está convirtiendo en un requisito para los interiores de las casas particulares, ya que el deseo de replicar la perfección visual de un feed de Instagram se ve reforzado por la popularidad cada vez mayor de este medio social. Hay, por supuesto, muchas maneras de conseguirlo, desde un mueble moderno situado adecuadamente, hasta una acertada elección de muebles de diseño, pero no hay nada tan eficaz y económico como el papel pintado de diseño cuando el objetivo es crear un espacio evocador y notable. Un papel pintado vintage con un patrón grande y llamativo, especialmente si está diseñado para acentuar una sola pared, puede ayudar a definir un espacio más que cualquier otra herramienta decorativa disponible en el arsenal del diseñador de interiores.

publicidad




Si se instala en un entorno moderno con muebles contemporáneos, el papel pintado vintage puede producir un contraste fascinante, creando un puente entre diferentes épocas. Por este motivo, en los últimos años los diseñadores de interiores han explorado los almacenes de antiguos comerciantes de papel pintado, en busca de existencias olvidadas de rollos de papel pintado originales y auténticos de la época.

Papel pintado vintage

A la caza del papel pintado vintage

Las opciones para conseguir papel pintado vintage se han ampliado considerablemente con la llegada de Internet y el mercado global que ha generado. Mientras que antes la elección se limitaba a llamar a cualquier tienda de papel pintado que hubiera en el barrio para comprobar si había algún stock antiguo que mereciera la pena desenterrar, hoy en día una simple búsqueda en las entrañas de la web puede dar lugar a una gran cantidad de opciones. Además de la opción obvia de buscar una oferta en mercados gigantes como eBay, han surgido algunos sitios especializados en este campo. Los pequeños revendedores disponen de una interesante selección de rollos de los años 30 a los 70.

Encontrar el modelo ideal y un revendedor que almacene este tipo de papel pintado es sólo una parte de los factores que hay que tener en cuenta cuando se trata de un revestimiento para pared original. Es importante tener en cuenta que el uso de rollos antiguos presenta retos y riesgos específicos.

En primer lugar, no siempre es fácil encontrar rollos de buena calidad, ya que a menudo han estado almacenados en un lugar olvidado durante décadas. Los daños causados por el paso del tiempo, la humedad y el hecho de haber estado almacenados en unas condiciones lejos de ser ideales durante muchos años pueden no apreciarse a simple vista al principio, ya que se puede tener la impresión de que el rollo está en perfectas condiciones. Sin embargo, una vez desenrollado, es posible que el material base del papel contenga manchas de moho, amarilleo o decoloración antiestética.

También es importante tener en cuenta que las propiedades adhesivas del material base pueden haberse visto afectadas por el transcurso del tiempo, lo que puede dar lugar a problemas de estabilidad y uniformidad del papel pintado una vez colgado.

Un último punto en el que nunca se insistirá lo suficiente es que el papel pintado antiguo ya no está en stock. Esto significa que si la cantidad comprada resulta ser insuficiente, o si se necesita más para solucionar algún problema que surja más adelante, será casi imposible conseguirlo. Asegúrate de comprar el papel pintado antiguo en exceso (si está disponible) antes de iniciar un proyecto de decoración.

Artículo en colaboración con Papeles de los 70.