Cuentas Infantiles para empezar a ahorrar: ventajas y consejos


¿Por qué abrir una cuenta de ahorro infantil?

Enseñar a los niños y las niñas la importancia del ahorro desde pequeños es esencial hoy en día.

Es esta actitud la que les ayudará a desarrollarse como personas responsables con el manejo de sus finanzas.

Incorporarles hábitos de ahorro y permitirles ver los beneficios que este acto trae conlleva un cambio significativo en su vida.

Una forma efectiva de hacer esto es abriendo una cuenta de ahorro para ellos.

Nosotros lo hicimos al poco de que nuestra hija naciera y hemos visto cómo se han multiplicado sus ahorros y cómo ella ha sido partícipe de ello por lo que lo recomendamos desde la experiencia.

Esto les ayuda tanto a ellos como a nosotros porque madres, padres y otros familiares y amigos podremos contribuir a que crezcan esos ahorros que les serán útiles más adelante en su vida.

¿Cuántas veces nos ha pasado que llega su cumpleaños o Navidad y ya no sabemos qué regalarles? Desde hace años, con mi hija lo que hacemos es destinar un % de lo que íbamos a regalarle a aportarlo a su cuenta bancaria.

Así, recibe una parte en algo material pero otra en ahorro para lo que necesite o desee más adelante.

Beneficios de contar con una cuenta de ahorro infantil

Abrir una cuenta de ahorro infantil nos brinda diversos beneficios, entre ellos:

Respeto por el dinero: nuestras hijas e hijos necesitan aprender el valor del dinero. Al contar con su propia cuenta de ahorro que, además, ven que está a su nombre, estamos mostrándole que el dinero no crece en los árboles sino que aprenden de primera mano que hay que gestionarlo.

Ven cómo ellos mismos pueden contribuir a que ese ahorro crezca y entienden que cuando vamos a sacar dinero de un cajero no nos da dinero sin más si no que ese dinero está siendo descontado del total de una cuenta bancaria.

Les involucramos en algo crucial en su vida: Es mucho más sencillo involucrar directamente al niño o niña en la toma decisiones financieras responsables al darles la oportunidad de administrar sus propias finanzas. Esto les ayuda también a comprender mejor el valor del dinero y su uso correcto desde peques, lo que les será muy útil cuando sean adultos.

Tengamos en cuenta que, independientemente de la edad en que empiecen y de la cantidad de dinero que manejen, lo más importante de esto son los cimientos de cultura financiera que se están formando en ellos justo en sus primeros años de vida.

Aprendizaje financiero: Las cuentas bancarias infantiles son importantes herramientas educativas para los más pequeños. Se pueden usar para explicarles conceptos básicos y formas de manejar el dinero mejor.

Además, el hecho de disponer de un producto bancario hace que se familiaricen con este tipo de servicios que seguirán utilizando toda la vida.

Evolución de sus ahorros: Hoy en día todo es inmediato y no se valora lo suficiente el efecto del largo plazo.

Puedes incentivarles mostrándoles cómo van evolucionando sus depósitos o fondos si siguen guardando parte del dinero recibido por regalos o compensaciones por buenos resultados académicamente hablando; así comienzan a entender el principio fundamental del interés compuesto -ganancias generadas por intereses acumulados sobre inversiones existentes-

Precisamente la edad es un factor fundamental a la hora de conseguir los mejores resultados fruto del interés compuesto.

Es decir, tiene más importancia la edad en la que empiecen que el dinero que depositen.

Así que fíjate si es importante que tengan su propia cuenta infantil para después comenzar a dar el paso de la inversión si es lo que decidís.

Consejos para escoger la mejor cuenta bancaria infantil

Si os habéis decidido a abrirle una cuenta infantil hay varias cosas importantes que debemos considerar para escoger entre las mejores cuentas bancarias infantiles:

publicidad

  • Requisitos legales en tu país o región; mínimo de edad para abrir la cuenta, etc.

 

  • Comisiones bajas o gratuitas: es importante escoger una que cobre las mínimas comisiones por abrir la cuenta y por mantenimiento, en primer lugar. A poder ser, que sea gratis. Mira también si tiene transferencias gratuitas.

 

  • Si además tienes pensado invertir o depositar el dinero en una cuenta remunerada, echa un vistazo a las comisiones que pueda tener. Generalmente son asequibles pero lo ideal es informarse

 

  • Facilidad de uso: Es importante que la cuenta sea fácil de usar tanto para los padres como para los niños y niñas.

 

  • App y gamificación: no es imprescindible pero algunas cuentas cuentan con app y huchas así como otros modos de mostrar el ahorro haciéndoles la experiencia de ahorrar todavía más agradable y divertida.

Tipos de cuenta infantil

  1. Cuenta corriente infantil: una cuenta donde se ingresa dinero para enviar a una cuenta de ahorro o para utilizar ese dinero para realizar pagos ya sea por cargo con la tarjeta asociada o para sacar dinero cuando lo necesitemos.
  2. Cuentas de ahorro tradicionales: Estas cuentas suelen ofrecer una tasa de interés fija y son ideales para niños y niñas que desean aprender a ahorrar dinero.
  3. Cuentas de ahorro programado: Estas cuentas ofrecen una tasa de interés y su ingreso lo hacemos mediante una orden de ahorro periódico.
  4. Cuentas de ahorro con tarjeta de débito: Estas cuentas ofrecen una tarjeta de débito asociada a la cuenta lo que permite a los niños y niñas realizar compras y gastar el dinero en su cuenta de manera segura. Esta modalidad no suele ser tan habitual en niños y niñas si no que empieza a ser más utilizada a partir de la adolescencia.
  5. Cuentas de ahorro con metas: Algunas cuentas de ahorro infantiles ofrecen características que permiten a los niños y niñas establecer metas de ahorro y seguir el progreso hacia esas metas.
  6. Cuentas de ahorro con aplicaciones móviles: Algunas cuentas ofrecen aplicaciones móviles para facilitar el seguimiento y el manejo de la cuenta.

Hay cuentas que engloban en una misma varias de las características que te indico arriba.

Es importante investigar sobre las diferentes opciones disponibles y seleccionar una cuenta bancaria infantil que se adapte mejor a las necesidades y metas de ahorro de tu hijo o hija. Es recomendable preguntar al banco o cooperativa de crédito sobre las características de cada cuenta para poder elegir la más adecuada.

Cómo abrir una cuenta infantil

Muchas madres y padres pueden tener dudas sobre cómo abrir una cuenta infantil. A continuación, en Ahorradoras te detallamos los pasos para abrir una cuenta infantil:

  1. Selecciona un banco: Existen varias opciones disponibles para abrir una cuenta de ahorro infantil. Es importante investigar, comparar y seleccionar una entidad financiera que ofrezca las mejores condiciones para la cuenta. Clica para ver las mejores cuentas infantiles.
  2. Reúne los documentos necesarios: Para abrir una cuenta de ahorro infantil es necesario presentar ciertos documentos. Estos pueden incluir el DNI de los progenitores, el libro de familia, una identificación con foto del titular de la cuenta (generalmente los padres o tutores legales) y un comprobante de dirección. En cualquier caso, no te preocupes, el banco que escojas te indicará qué necesita para abrir la cuenta.
  3. Envía los documentos: Una vez que se tienen los documentos necesarios, antes era necesario asistir a la entidad financiera para abrir la cuenta pero ahora es muy sencillo mediante la banca online. Muy probablemente vas a poder realizar todas las gestiones sin necesidad de desplazarte, directamente por internet.
  4. Configura la cuenta: Una vez que se ha abierto la cuenta,es necesario configurarla. Algo sencillo y lógico como seleccionar una contraseña y establecer las reglas para la cuenta. Por ejemplo, si queréis crear las metas de ahorro y todo este tipo de recursos gratuitos que las cuentas de hoy en día incluyen y que facilitan el ahorro.
  5. Aporta dinero a la cuenta: Una vez que se ha configurado la cuenta , lo ideal es aportar dinero a ella inmediatamente. Al fin y al cabo la hemos abierto para usarla así que te recomendaría que no lo dejes para otro día.

Una vez hayas elegido una cuenta bancaria infantil y la hayas abierto, asegúrate de explicar a tus hijos cuáles son sus ventajas para que entiendan para qué sirve y creéis esos objetivos que les motiven.

Según la edad que tengan no es necesario explicar conceptos demasiado técnicos para que no se abrumen. Es mejor empezar poco a poco.

Recuerda que lo más importante es que aprenda a gestionar el dinero de forma responsable y a tomar decisiones financieras con conocimiento de causa desde la infancia y desde el primer euro.

Sin duda, los niños y niñas con conocimientos financieros estarán capacitados para tomar decisiones más acertadas en la vida adulta.

publicidad