Cómo dejar de ser comprador compulsivo

Publicidad

Cuando me empecé a informar sobre este tema enseguida vi que es delicado y que para muchas personas las compras descontroladas se pueden llegar a convertir en una adicción. Hay cientos de artículos en los que se habla de los posibles “problemas” o desencadenantes que pueden llevar a una persona a iniciarse en la espiral de las compras compulsivas pero nosotros eso lo vamos a dejar a parte porque no somo psicólogos.

No vamos a hablar de las compras compulsivas extremas, sino de esos hábitos que a veces adquirimos de comprar por comprar y que pueden terminar haciendo un agujero en nuestra economía.

Lo primero que debemos hacer para comprar con cabeza es sentarnos en casa y reflexionar. Igual ahora mismo no estáis inspiradas para hacerlo o simplemente no os apetece pero cuando creáis estar preparadas para abordar este tema y conseguir llevarlo a la práctica retomad el post y poneros manos a la obra.

Al pensar en compras compulsivas se nos viene a la cabeza el tema de la ropa y el calzado pero hay en muchas más cosas que podemos estar derrochando el dinero al comprar de forma desmedida y no nos damos cuenta.

La comida

No hace falta que cada vez que vayamos al supermercado compremos como si en casa fuésemos 11 (a menos que realmente seamos 11 😉 ). Debemos comprar con responsabilidad y con análisis crítico pensando también en no desperdiciar comida, en qué podemos congelar, qué frutas y verduras están en temporada, en qué tenemos ya en la despensa, etc. Y para ello, antes de salir de casa debemos pararnos a analizarlo. Como siempre, esto se da las primeras veces, luego ya nos saldrá de manera automática. Por ejemplo:

  • ¿Cuantos somos en casa? ¿Qué necesitamos? ¿Lo necesitamos realmente? ¿Podemos sustituirlo o elaborarlo con algo que ya tenemos en casa? ¿Para cuantos días necesitamos comprar?
  • Una vez hayamos respondido a todo esto pasamos a anotar la famosa lista de la compra en base al menú semanal previamente elaborado.

Publicidad
  • Al llegar al mercado o al supermercado deberemos ceñirnos a la lista que hicimos en casa (mirando siempre lo que ya tenemos en la despensa y el congelador). Si llevamos cupones descuento es el momento de usarlos pero analizando antes si vale la pena y si necesitamos el producto en cuestión o lo vamos a comprar solo por ser barato. Por ejemplo, si hay un cupón para comprar queso y en casa a nadie nos gusta el queso, por mucho que tengamos un cupón descuento nos saldrá caro si termina caducado en la basura. También buscaremos los pruébalo gratis si los necesitamos y los vamos a consumir.

Ropa y calzado, papelería, bazares…

Si entráis en un bazar chino y perdéis la cabeza por el precio de las cosas y termináis comprando de todo aunque no lo necesitéis debéis saber que estáis haciendo un mal uso de vuestro dinero. También es importante pensar en el uso que le vais a dar a las cosas. Puede que si es un artículo que vais a usar a diario y queréis que dure en el tiempo igual es mejor invertir un poco más y adquirirlo de mejor calidad. A veces nos cegamos por los bajos precios y terminamos cumpliendo el dicho de que lo barato sale caro.

La ropa, el calzado y los complementos ya son un tema a parte. Acumulamos, acumulamos y acumulamos sin ton ni son. Si nos compramos unos zapatos amarillos de 11 centímetros de tacón porque son preciosos sabemos que puede que estén condenados a pasar la mayor parte del tiempo en el armario porque:

  1. No los vamos a poder poner en el día a día
  2. El color no combina con la mayoría de las cosas de nuestro armario
  3. El material es delicado y los usamos mucho se echarán a perder antes
  4. Puede que al ser una moda o tendencia el año que viene ya no nos gusten
  5. Si son muy baratos y el material es de mala calidad puede que nos terminen haciendo heridas y no podamos dar más de 1o pasos con ellos.

Esto es solo un ejemplo pero seguro que lo podéis aplicar a prendas que estéis pensando en compraros. Aunque sea un tópico debemos preguntarnos: ¿Los necesitamos? ¿Qué pasaría si no los comprásemos?.

Luego están las compras por Internet, pero esto daría para otro post, ¿os apetece? Y si queréis profundizar más en el tema del ahorro os animo a comprar el ebook de Ahorradoras:

 “Ahorradoras: 101 Trucos para Ahorrar¡ Y Vivir mejor que nunca! publicado por Grijalbo.

Y contadme, ¿vosotros que compráis a lo loco? Nos encantará leerlo 🙂 Espero que este artículo os haya servido de ayuda y nos dejéis muchos comentarios.

¡Feliz ahorro 😉 !

Publicidad
Comparte el ahorro: