El sesgo del presente: ¿Por qué no logramos ahorrar ni ponernos a dieta?

Publicidad

Si a estas alturas del año todavía no te has puesto manos a la obra con los propósitos que escribiste en noche vieja no te preocupes, a ese comportamiento de aplazar las cosas la ciencia lo llama el sesgo del presente y nos pasa a casi todos porque la motivación de las personas está muy influenciada por la inmediatez de la recompensa de las acciones a realizar.

El precursor de esta teoría es el Premio Novel de Economía en 2017, Richard Thaler. 

El sesgo del presente

Esos propósitos requieren tiempo y esfuerzo y pueden ser estudiar inglés, dejar de fumar, hacer más ejercicios, preparar una oposición, ponernos a dieta o ahorrar.

La economía conductual es la rama de la economía que analiza la forma en la que las personas gastamos nuestro dinero y por qué lo hacemos. Es decir, trata de dar explicación al comportamiento de los consumidores. Es una suma de economía y psicología.

Solemos pensar que esas cosas las dejamos de lado porque no tenemos fuerza de voluntad, pero no es por eso, es porque lo vemos lejano y subestimamos las consecuencias futuras y nuestra mente prefiere centrarse en otras cosas que nos den satisfacción al instante.

Ver también “Economía conductual: La Teoría del Empujón”

Lo vemos como algo lejano y lo acabamos dejando a un lado, sin hacer, porque la satisfacción que nos generará conseguirlo es a largo plazo y vivimos en el aquí y en el ahora. Y eso también se puede llevar al terreno del ahorro.

Publicidad

Esto se ve claro a la hora de plantearnos ahorrar para la jubilación. Pensamos que tenemos tiempo de hacerlo más adelante, lo aplazamos (procastinación) y nos ponemos excusas. Vemos el presente como algo más importante que un futuro incierto aunque sabemos que debemos hacerlo para vivir más tranquilos.

La procrastinación es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Cuando compramos un coche nuevo solemos recurrir a pedir un préstamo, no esperamos 3 o 4 años a ahorrar el dinero que nos costará porque preferimos la inmediatez aunque eso nos endeude.

El sesgo del presente nos engaña para que gastemos hoy sin pensar en el futuro. Para combatirlo tenemos que pensar más a largo plazo y ser más conscientes a la hora de tomar decisiones sobre nuestro dinero.

Por cierto, un complemento ideal par tomar las riendas de tus finanzas personales es el libro de nuestra fundadora, Mapi Amela.

El libro “Ahorradoras: 101 trucos para ahorrar y vivir mejor que nunca” recoge  trucos de ahorro en el día a día a los que puedes sacarle mucho provecho. Ya no quedan ejemplares en papel, lo tienes disponible el digital.

Comprar Libro Ahorradoras

Publicidad
Comparte el ahorro: