Cómo evitar el “El sesgo del anclaje”

Publicidad

En estas fechas nos bombardean por todos lados con anuncios que nos invitan a comprar compulsivamente coincidiendo que en diciembre disponemos de más ingresos al cobrar una de las pagas extra. Solo hay que ver la televisión 5 minutos para ver que en Navidades incrementan los anuncios de juguetes, perfumes y alimentación propia de estas celebraciones.

¿Aun no nos sigues en Instagram?

Antes de seguir, te animo a que leas una serie de post que están muy relacionados con este tema:

¿Qué es el sesgo del anclaje?

Este sesgo cognitivo se caracteriza por tomar decisiones en base a la primera información que recibimos, ya sea un precio o una característica. Esos datos se quedan anclados en nuestra memoria y tienen más peso que la información que se nos da después a la hora de decidir.

sesgos cognitivos

Las empresas conocen perfectamente este fenómeno psicológico y lo utilizan para conseguir que compremos lo que ellos quieren y nos imposibilita ahorrar. El efecto anclaje o “anchoring effect” tiene más peso en nuestras decisiones cuando nos encontramos anímicamente bajos o cuando tomamos decisiones rápidas, sin analizarlas en exceso.

Lo podemos ver claramente en los anuncios de la teletienda. Cuando nos muestran un producto sale un precio que tachan inmediatamente y lo reducen para que a ti te parezca barato este segundo precio al tomar como referente el primero. Aunque si te paras a pensarlo lo más probable es que el primer precio estuviese muy inflado y el segundo se ajuste más al valor del producto o incluso siga siendo caro, pero eso ya no serás capaz de verlo.

Publicidad

sesgo anclaje

La economía conductual es la rama de la economía que analiza la forma en la que las personas gastamos nuestro dinero y por qué lo hacemos. Es decir, trata de dar explicación al comportamiento de los consumidores. Es una suma de economía y psicología.

¿Cómo evitar el sesgo del anclaje?

Para no caer en este sesgo debemos analizar a fondo lo que compramos y no caer en las trampas de nuestro cerebro. Pon siempre en duda lo que veas en las tiendas y no te dejes llevar por las primeras impresiones. Los comparadores de precios también te ayudarán a saber si estás pagando un precio ajustado o si está inflado.

El libro “Ahorradoras: 101 trucos para ahorrar y vivir mejor que nunca” recoge trucos de ahorro en el día a día a los que puedes sacarle mucho provecho. Ya no quedan ejemplares en papel, lo tienes disponible el digital.

Comprar Libro Ahorradoras

Por último, aprovecho para dejarte una serie de libros de finanzas personales que te vendrán muy bien si quieres empezar a ahorrar para conseguir la ansiada libertad financiera.

¡Feliz ahorro!

Publicidad