Cómo enseñar a ahorrar a los niños

publicidad

coins-in-hand-1245246

 

Dependiendo de la edad de nuestros hijos, puede que todavía no entiendan bien de dónde sale el dinero y, mucho menos, su valor, pero sí ven a diario que con él se obtienen cosas y que por él trabajamos.

En el colegio les enseñan distintas competencias, otras las adquieren mediante formación extra-escolar, les apuntamos a cursos o talleres pero no es lo más habitual recibir educación financiera.

Un buen regalo que podemos hacer a nuestros hijos es ayudarles a entender el valor del tiempo y del dinero.

Vivimos en una vorágine de hacer-hacer-hacer-hacer, trabajar-gastar-trabajar-gastar o peor aún endeudarse-trabajar-endeudarse- trabajar (el círculo vicioso más peligroso). Todo es para ya o para anteayer.

Nos hemos acostumbrado a ver algo y quererlo ya pero, desde mi punto de vista, trabajar la paciencia (algo dificil de encontrar hoy en día) y la disciplina puede ayudarnos a conseguir mejores resultados.

Por una parte, hace que nos relajemos un poco y no seamos tan reactivos, pensemos más al tomar una decisión de compra.

Por otra, nos ayudará a ser constantes en nuestros objetivos de ahorro y a no venirnos abajo enseguida si vemos que los resultados no son los que esperábamos.

A partir del momento en que empiezan a saber contar, es bueno que les inculquemos algunas ideas sobre el dinero reflexionando juntos sobre situaciones cotidianas en las que el dinero forme parte (muchas de ellas, por cierto) así, desde muy pequeños, establecerán una relación sana y equilibrada con él.

No se trata de darles una charla que, además, no van a entender, sino de incorporar rutinas en la vida diaria que ellos tomarán como juegos pero con los que, poco a poco descubrirán el mundo financiero.

En Ahorradoras os hablamos de la web Finanzas para todos y solemos hacer hincapié en que cualquier forma de educar en ahorro bienvenida es, así creamos una base sólida de educación financiera que ayudará a que enfoquemos nuestro futuro de una u otra manera y que afectará muy positivamente en nuestra felicidad y la de nuestros hijos aportándonos tranquilidad.

Para influir en la educación de nuestros pequeños ahorradores puedes aplicar estos sencillos trucos:

 1) Regálale una hucha, éste será el punto de partida. Dale de vez en cuando pequeñas cantidades de dinero para que lo guarde él/ella mismo/a. Utiliza sus ahorros para comprar alguna de las cosas que te pida.

ahorro saved

publicidad

2) Llévalo/a de compras contigo y deja que pague de vez en cuando, así aprenderá el manejo del dinero y el valor de las cosas.

3) Aprovecha las compras para explicarle la diferencia entre caprichos y productos necesarios, así como los conceptos caro y barato, ahorro e inversión y pasivo y activo. Un pasivo es una compra que te saca dinero de tu bolsillo, un activo, te lo da. Esto, llevado a largo plazo te da resultados muy distintos. Para mí, saber comprender esta diferencia es como saber diferenciar el blanco del negro. 

4) Asígnale tareas en las que pueda ayudarte y págale por su trabajo, así aprenderá el vínculo trabajo-dinero. ¡ Muy efectivo!

5) Promueve el ahorro para un fin específico como un juguete o la realización de alguna actividad, verán como el esfuerzo tiene recompensa. Dales mensajes de ánimo para conseguir todo lo que se propongan.

6) Enséñales a entender la publicidad. Lo ideal es que tus hijos ven la menor cantidad de tele posible pero aún así, el rato que están les bombardean con publicidad. Enséñanes a entenderla y a preguntarse si ese producto lo necesitan, si pueden encontrar uno más barato o si tendrá todas las cualidades que dicen, así, despertarás en ellos una mirada crítica hacia la publicidad y evitarás el impulso comprador.

7) Déjales que aprendan de sus errores. Si tu hijo quiere un juguete que sabes que le va a cansar enseguida explícale cómo podría haber empleado mejor el dinero en cosas que le hubieran gustado más.

Equivocarse es muy sano y les ayuda a reflexionar. Aprovecha para explicarle qué son las deudas y los riesgos que implica endeudarse. Mejor vivir dentro de sus posibilidades, evitará complicarse la vida y estoy segura que es algo que ninguna de nosotras queremos para nuestros hijos.

 

Ahorrar e invertir implican esfuerzo y constancia, cuanto más jóvenes empecemos o guiemos a nuestros hijos para que empiecen mejores resultados alcanzarán.

Siempre recomiendo trazar objetivos de ahorro a medio y largo plazo e ir trabajando en esa línea de manera constante. Con el tiempo obtendrán los resultados de haber renunciado a compras impulsivas y haber dedicado esfuerzo y constancia en su objetivo.

Con estos pequeños gestos estarás fijando las bases de futuros adultos económicamente responsables pero, además, recuerda que dispones del libro gratuito “Mi dinero y yo”  con nociones de ahorro doméstico para niños que puedes descargarte desde la propia entrada que le dedicamos.

Te dijo de corazón que, todo el tiempo que dediquemos a inculcar nociones de ahorro a nuestros hijos será una de nuestras mejores inversiones para su futuro, sin duda. Además, podemos hacerlo de forma muy divertida.

publicidad