Qué son la deuda buena, la mala y la muy mala

Publicidad

ESTE POST DE ECONOMÍA DOMÉSTICA INCLUYE VÍDEO AL PIE

Es una “asignatura” que me gusta y que intento tratar a menudo en Ahorradoras. Todo lo que haga referencia a la educación financiera considero que afecta muchísimo a nuestra forma de ahorrar y de gastar. Tema importantísimo que, lamentablemente, hasta la fecha, no se le ha dado la importancia que merece en los planes educativos. Digo hasta la fecha porque parecer ser que ahora SÍ, esto va a cambiar!

Repasando diferentes conceptos relacionados con el tema en cuestión, hoy me gustaría hablarte de los diferentes tipos de deuda porque el hecho de tener deudas puede ser bueno, malo o muy malo. Te explico a continuación.

money-256319_960_720

Qué es la deuda buena?

Aquella deuda que se contrae para adquirir un activo que genere más dinero. Por ejemplo:

  • Aquella que, cuando se liquide, el bien adquirido haya aumentado de valor, dándonos beneficios o “se pague sola”. Un ejemplo son los inmuebles cuando son comprados a un precio razonable (si es un chollo, mejor) o cuando la vivienda para la que has solicitado el préstamo se destine al alquiler de manera que son los inquilinos quienes pagan el total o una parte de la cuota mensual. No obstante, mi consejo es que no compres una vivienda para esta última finalidad si sabes que no podrás responder con tus ahorros si durante unos meses no tienes alquilada la vivienda.
  • Suponga una inversión en nuestra profesión y, a la larga, aumente nuestros ingresos: formación (para nosotros o nuestros hijos), creación o aceleración de un negocio. Te supone un apalancamiento con un dinero que no tienes ayudándote a ganar gracias a una deuda cuyo interés es mucho más bajo que el beneficio que te está proporcionando.

Si sabes manejar este tipo de deuda sabrás ganar dinero sin dinero.

debt-1500774_960_720

Qué es la deuda mala?

Aquellas deudas que contraemos para pagar caprichos que no podemos pagar en este momento. Es decir, el dinero que más caro te sale porque, para comprar algo ahora, tendrás que trabajar más en el futuro.

Publicidad
  • Si es algo que no necesitas imperativamente o no puedes pagar ahora, mejor esperar a tener el dinero ahorrado para adquirirlo. Aquí se incluyen deudas por poseer aparatos electrónicos de última generación, mobiliario más moderno, un coche de valor superior a lo que tienes y a lo que necesitas, vacaciones pagadas a plazos ( salvo que el tipo de interés compense porque tienes ya el dinero dándote más rendimiento en “otro producto”: depósito, etc…), aquello que haga aparentar lo que no tienes ahora mismo.
  • Tampoco tiene mucho sentido, salvo en el caso de las últimas frases del párrafo anterior pagar un producto a plazos cuya deuda tarde más en pagarse que la vida útil de ese bien.
  • Contraer una deuda considerable para tener una casa más grande si no es imprescindible dado que deberás trabajar más años para poder pagarla, pudiéndola disfrutar menos tiempo. Esto es algo personal, por supuesto, pero vivir en un piso normalito te da a cambio más tiempo libre y menos ataduras.

coin-1080535_960_720

¿Qué es la deuda muy mala?

Normalmente es aquella deuda que se solicita por impulso aprovechando las “facilidades” que la empresa crediticia ofrece y lo bien que vende el producto:

  • Créditos rápidos con una TAE muy alta. Si haces números te haces cruces de lo que llegas a estar pagando de interés ( estoy tan en desacuerdo con este tipo de empresas que una vez me contactaron para que hablara de ellos y no acepté, por supuesto). También los pagos aplazados con tarjeta y los descubiertos bancarios.

En este vídeo te hablo de los tres conceptos que hemos aprendido hoy.

Espero que esta entrada te haya sido de utilidad. Puedes dejar abajo tus comentarios 🙂

Publicidad
Comparte el ahorro: