20 Errores que cometemos al comprar juguetes

Ver la cara de felicidad de los peques al abrir los regalos la mañana de Navidad nos emociona muchísimo. Sin embargo, sabemos que los tiempos han cambiado, ahora debemos gastar más inteligentemente el dinero que empleamos en juguetes y no dejarnos llevar por el furor de las fiestas. Con este tipo de compras hay algunos desaciertos que solemos cometer y quizás este sea un buen año para corregirlos, no sólo en navidad, sino al transcurrir de los meses con los obsequios de cumpleaños o por algún motivo especial.

christmas-sack-964342_1280

Estos son los 20 errores que solemos cometer y que no sólo nos cuestan dinero:

1) Comprar sólo lo que a nuestros hijos les gusta: Debemos animar a los niños a que conozcan otras formas de jugar. Por ejemplo, si sólo compramos videojuegos es poco probable que por si solos apredan a disfrutar de otro tipo de juguete que no sea una consola.

2) Comprar todo lo que nos piden en la carta a los reyes: Éste es uno de los errores más significativos que solemos cometer con nuestros hijos, sobrinos y nietos. Evitemos complacer al peque en todo lo que desea, esto le enseñará humildad, apreciar lo que tiene y a estar consciente del valor de las cosas. Está bien comprar algunos de los juguetes incluidas en la lista y quizás algo especial que queramos obsequiar, pero si no podemos comprarlo todo simplemente ¡No pasa nada! Si somos comunicativos con nuestros niños seguro lo sabrán entender.

3) Comprar imitaciones: Ahora, tampoco debemos caer en el otro extremo. El comprar juguetes de imitación nos puede resultar peor, pues no tienen la misma resistencia y no son fabricados bajo los mismos controles de calidad.

4) Dejarse llevar por la publicidad: La cual puede ser muy engañosa. Lo mejor es tomarnos un tiempo para verificar lo que hace o no hace el juguete y asegurarnos si al niño le va a gustar.

5) Pretender que un bebé juegue solo con ellos: Aprovechemos para compartir, jugar y enseñar al bebé en esa linda etapa. Este es un proceso importante en su infancia y solito jamás se entretendrá por más de un rato. Dejemos saber que estamos allí para proteger, reír y amar.

christmas-216911_1280

6) Invertir sólo en juguetes educativos: Todo tiene un equilibrio, estos juguetes pueden ser muy interesantes pero volvemos a lo mismo, los niños deben divertirse y aprender más de una forma de desarrollar su imaginación.

7) Elegir un juguete que lo haga todo: ¿Qué hará el peque mientras el juguete lo hace todo? Compremos cosas con las que los niños interactúen y que no sólo deban mirar. Una buena idea que hemos conocido últimamente son los juegos de BrainPicnic.

Ikonikus es uno de nuestros favoritos (Mapi lo tiene desde este verano y no deja de hablar maravillas) pero apostaríamos con los ojos cerrados por cualquiera de ellos (aquí puedes verlos todos).

¿Qué destacamos de los juegos Brainpicnic? Nos ayudan a dejar a un lado la tecnología que muchas veces nos aísla, a usar el ingenio y estimular la creatividad al tiempo que compartimos un rato en familia o amigos gracias a estos juegos de mesa. Otra cosa que nos ha gustado mucho es su precio (son super asequibles), lo cómodos que son de llevar a todas partes (algunos vienen en una original sandwichera :P) y la larga vida que tienen.

publicidad

Abajo os dejo una publicación que hizo Mapi este verano en nuestro Instagram y que hizo que me picara la curiosidad por este juego.

8) Comprar juguetes sexistas, racistas o que no fomenten: Prestemos mucha atención a esto. Lo que los chiquillos aprendan durante su niñez se quedará con ellos para toda la vida y en la actualidad el juego debe enseñarles a que no existen limitaciones de género para ejercer un rol y que deben respetar a los demás tanto como a sí mismos. Todo juguete que no fomente esto debe ser descartado.

9) Obviar la edad del niño y comprar un juguete inadecuado para su edad: A veces obsequiamos cosas que no son acordes a la edad de los niños, quizás muy complejas y probablemente jamás les tomen interés. También ocurre que nos negamos a ver que nuestros bebés crecen y el juguete les puede parecer demasiado tonto.

10) Hacer caso omiso a la etiqueta, las especificaciones y las instrucciones: Evitemos sorpresas leyendo antes los detalles sobre el juguete, su mecanismo, componentes y lo que necesite para funcionar.

11) Dejar de regalar juguetes a niños mayores o adultos: La diversión no tiene edad, no le neguemos a los jovencitos (y no tan jovencitos) la posibilidad de seguir disfrutando la niñez.

meerkat-1663239_640

13) Regalar siempre juguetes similares: Seamos sinceros, no es necesaria otra muñeca que dice mamá u otro cochecito de radiocontrol.

14) Prohibir sacarlos de la caja: A veces queremos enseñar a nuestros hijos a conservar o coleccionar juguetes especiales, pero si son pequeños aún entonces no es el momento, permitamos que disfruten de sus cosas. Ya habrá tiempo para que descubran el valor de un objeto único.

15) Prohibirles compartir: Hay que admitirlo, en alguna oportunidad hemos prohibido a los chicos que compartan sus juguetes por temor a que sus amiguitos los rompan. ERROR, el juguete es para jugar ¿Cómo aprenderán a compartir si no se los permitimos?

16) No contar con un espacio especial para jugar: Sería más conveniente que los peques tengan su lugar para ser ellos mismos y en el que puedan divertirse para luego ordenar. Dejarles tener los juguetes por toda la casa es algo que debemos evitar.

17) Regalar teléfono móvil, televisión u ordenador antes de los 12 años: Hoy en día el acceso a todo tipo de información es completamente libre y es mejor esperar a que el niño o niña sepa realmente sobre la responsabilidad de tener tecnología a su disposición, ya que lejos de ser beneficioso puede llegar a ser un riesgo. Estos aparatos no son un juguete.

18) Regalar videojuegos no acordes a la edad del peque: Es una situación similar a la del móvil. Hasta que nuestros hijos no tengan la madurez de comprender el contenido de un videojuego es mejor invertir en aquellos que sean entretenidos sin violencia.

19) Esperar a último momento: Típico que vamos postergando el momento de las compras y al último minuto vamos corriendo a comprar desesperadamente el juguete que quede disponible en la juguetería,  cometiendo así no sólo éste sino todos los errores anteriores en esta lista.

wood-cube-473703_640

20) No comparar precios: Precisamente por la prisa compramos sin presupuestar y sin comparar precios, perdiendo así la oportunidad de ahorrar unos cuantos euros.

¿Os han parecido útiles nuestros consejos? Ahora a ponerlos en práctica para que luego podamos intercambiar opiniones ¡Esperamos vuestros comentarios!