¿Cómo ahorrar tiempo y dinero congelando?

publicidad

banner_blackfridaycecotec

¿Qué podemos congelar y cómo?

  • Queso.

Comprad un trozo grande de queso de la variedad que más os guste para gratinar, Parmesano, por ejemplo. Ralladlo y ponedlo en una bolsa para congelar. Se mantiene durante meses y solo teneis que abrir la bolsa y coger un par de cucharadas cuando lo necesiteis.

  • Croissants.

Tanto si son caseros o comprados se pueden congelar y tener todos los días croissants como recién hechos. Solo tenemos que descongelarlos directamente en el horno. Quedan crujientes y riquísimos. Podéis leer un post donde explicamos y mostramos, cómo conservar croissants recién comprados.

publicidad

  • Fruta.

Congelar fruta de temporada para usarla cuando esta ya no está disponible en las tiendas es una gran forma de ahorrar. En ocasiones he hecho recetas de pasteles con fresas, frambuesas o cerezas y he tenido que comprarlas a precio de oro y, además, no de calidad óptima. Congelamos en pequeñas porciones y tendremos estas frutas todo el año.

publicidad

  • Salsas.

Cuando cocinemos salsas para pasta podemos hacer un poco más y congelar en porciones para días en los que necesitemos una comida rápida. Congelamos la salsa en la cubitera y una vez congelada podemos conservar los cubitos en una bolsa de congelación, listos para usar. Pesto, tomate frito,…

  • Carne marinada.

Colocad la carne junto con lo que querais marinarla en una bolsa para congelar. Cuando descongelemos estará totalmente marinada y lista para cocinar.

Y vosotras, ¿que congeláis? Dejad vuestro comentario. 🙂