Cómo reciclar jabón

Aunque a día de hoy son muchas personas las que usan el  jabón líquido para el baño, aún hay mucha gente que usa las tradicionales pastillas de jabón. Para aquellas personas que siguen usándolas, va este consejo. ¿Cómo aprovechar los trocitos de jabón que sobran cuando se van usando?

publicidad

Siempre podremos reciclarlos e incluso hacernos jabones nuevos con los que aprovecharlos de nuevo, con lo que economizar al máximo el gasto en este producto tan necesario en todas las casas. A medida que se vayan gastando las pastillas de jabón y vayan quedando los últimos trocitos deberemos ir reservándolos hasta tener una buena cantidad de ellos.

Una de las formas más sencillas para reciclaje de jabón es trocear todos los excedentes y en una pequeña cacerola echar un dedo de agua y dejar que todo el jabón se derrita para, posteriormente,  verterlo en un molde de silicona donde lo dejaremos secar y ya estará listo para usar.

publicidad

Si queréis hacer jabón líquido podéis hacerlo. Con los trozos de jabón, glicerina, agua y esencias, podemos hacer un jabón líquido formidable. En una pequeña olla echaremos los trozos de jabón y los derretiremos al baño maría agregando poco a poco los demás ingredientes e iremos echando agua hasta conseguir la consistencia que queramos, lo dejaremos enfriar y lo pondremos en el recipiente elegido.

También podemos hacer un jabón exfoliante muy útil y barato. Con un rallador de queso rallaremos el jabón y lo echaremos en una pequeña olla al baño maría e iremos agregando linaza o avena, echando pequeñas cantidades de agua para evitar que adquiera una textura demasiado dura. Cuando obtengamos la consistencia deseada lo dejaremos enfriar un poco y lo verteremos sobe un molde de glicerina y ya tendremos el jabón reciclado por menos dinero del que podamos imaginarnos.

Te han gustado estos trucos para reciclar y ahorrar? Comparte los tuyos a través de éste formulario.

Vía imagen