Exfoliante casero con bicarbonato

En otra ocasiones ya hemos hablado de exfoliantes caseros para ahorrar en estos productos y hoy comparto una receta fácil y económica para exfoliarnos y blanquearnos algunas zonas del cuerpo.

Específicamente yo la uso para mis codos y rodillas ya que es la parte que más raspaduras o roces tiene, como es una parte de apoyo y suele estar expuesta, esta zona se suele irse manchando y maltratando.

exfoliante casero, ahorrar, trucos para ahorrar, consejos para ahorrar

Mi piel es muy blanca así que cualquier variación de color se nota y esto me parece antiestético, por ello acostumbro a exfoliarme principalmente estas partes del cuerpo una vez cada quince días o al mes según sea necesario. Los ingredientes son básicos pero los resultados realmente se notan así que os dejo la receta.

publicidad

Necesitamos:

publicidad

  • Recipiente de vidrio.
  • 3 cucharadas de bicarbonato.
  • El zumo de medio limón.
  • Toalla o paño.

¿Cómo se aplica?

En el recipiente de vidrio vertemos el bicarbonato y añadimos el zumo de limón, inmediatamente se nota cómo hace reacción. En este instante cogemos un poco con los dedos y lo aplicamos en la zona que se desea exfoliar frotando unos segundos y dejándola ahí para que siga actuando.

Seguimos con el mismo proceso para las demás zonas, podemos aplicarlo en hombros, rodillas, nudillos y el pliegue de la axila u otras partes que necesiten exfoliación.

Dejamos actuar unos 30 minutos, a mí me gusta hacerlo cuando estoy en casa y antes de ducharme para que no queden restos.

Transcurrido el tiempo retiramos con la toalla humedecida esta mezcla, seguidamente podemos lavar con agua y jabón o bien darnos una ducha.

Es recomendable hacer el proceso por la noche o cuando no vayamos a salir al sol ya que la piel queda muy sensible por el limón y podemos mancharla aún más.

Espero que este consejo os sea útil.