Cómo envejecer un mueble

publicidad

banner_tcciphone

Tener un mueble envejecido le da un aire diferente y muy rústico a tu casa. Si no tienes suficiente dinero para comprarte un mueble antiguo, te damos algunos consejos para convertir tu mueble más sencillo y sin vida en un complemento totalmente vintage.

mueble desgastados

Primeramente, limpiaremos el mueble con agua tibia y jabón. Una vez esté seco necesitamos lijarlo con papel de lija para quitar la pintura y el barniz con el fin de que empiece a verse desgastado. Lo haremos sobre todo en los bordes. Para hacer este paso, antes es necesario quitar cadenas o pomos en caso de que haya, pues con ello va a ser complicado el trabajo de lijado.

publicidad

La fase de pintura tiene dos partes: pintar el color de fondo que tendrá el decapado y la pintura base o principal. Para el decapado es mejor aplicar un tono algo más oscuro y para la pintura base recomendamos pasar al menos dos capas de un color claro, como blanco roto. Dejaremos secar la pintura entre capa y capa.

Posteriormente, podemos utilizar algún utensilio, como una espátula para retirar un poco la pintura de las esquinas, los bordes, las patas… con el fin de que tenga el aspecto a antiguo que queremos obtener. Luego pasaremos la lija nuevamente, es necesario para que el mueble quede perfecto.

publicidad

Para finalizar, puedes adornar de nuevo el mueble con las bisagras o pomos que llevaba anteriormente, pero si tenemos accesorios sueltos igual es mejor cambiarlos y el mueble será realmente diferente. Se recomienda aplicar una capa protectora al finalizar el trabajo para que la madera dure más.

Este procedimiento sirve tanto para crear un mueble vintage como para cambiar un mueble que ya no queremos utilizar para reconvertirlo en otro. Verás como todos preguntarán dónde lo has adquirido y hasta, si tiene éxito, podrás regalarlo o venderlo a quien se interese por él.

No te olvides utilizar los instrumentos adecuados y llevar guantes y ropa vieja para trabajar en el proceso de envejecer el mueble. En algunos casos, cuando se ha acabado de lijar y antes de pintar, se utiliza un martillo u otros accesorios de hierro para golpear el mueble para que parezca desgastado.