Productos de maquillaje que necesitan frío

Los productos de belleza nos pueden durar mucho si los cuidamos correctamente. Algunos necesitan frío para no echarse a perder o simplemente para funcionar mejor.

Te voy a hablar de cuáles son para que ahorres, ya que te durarán mucho más y podrás aprovecharlos hasta el final.

Aunque a veces los ponemos en un lugar fresco necesitan más frío, por eso hay que meterlos en la nevera. Esto es porque la temperatura del frigorífico es estable, no hay subidas ni bajadas bruscas de temperatura como en otras zonas de la casa cuando la estación del año cambia.

maquillaje frio

Por ejemplo, cuando un producto lleva una base oleosa los componentes pueden separarse con el calor o la humedad y el resultado ya no será el mismo.

publicidad

publicidad

  • El corrector: Las cremas para el contorno de ojos y los correctores de ojeras no se estropean fuera del frío pero si los guardas en la nevera su acción se verá reforzada ya que descongestionarán mejor la zona de las bolsas y ojeras.
  • Las lacas de uñas es mejor que las guardes en un lugar frío ya que así tardarán más en espesarse.
  • Los delineadores de ojos (los retráctiles, no los líquidos) funcionarán mejor si los metes 10 minutos antes de usarlos en la nevera. Esto hará que sea más preciso el delineado.
  • Los labiales: seguro que a ti también se te ha derretido un pintalabios cuando en verano se te ha olvidado en el coche, y es un horror. Por eso es mejor que lo guardes en la nevera y así conservarán su forma y potencial.

maquillaje nevera

  • Los  productos naturales: guárdalos en la nevera una vez abiertos. Esto es porque no tienen conservantes y un cambio brusco de grados puede echar el producto a perder.
  • Productos con ingredientes activos cómo la vitamina C, el retinol y los péptidos debes tenerlos en el frigorífico una vez que los has abierto.

¿Qué productos sueles guardar tu en la nevera?

En el apartado reviews de Ahorradoras encontrarás nuestra opinión sobre multitud de productos, entre ellos muchos de cosmética. ¡Te animo a que leas alguno!

¡Feliz ahorro 😉 !