8 Artículos Que No Deberíamos Comprar De Segunda Mano

El sábado, en la comida familiar estuvimos hablando de cuánto estamos comprando hoy en día artículos de segunda mano, algo impensable hace diez años o así, cuando parece como que estaba mal visto.

publicidad

Actualmente compramos montones de artículos en webs y aplicaciones de segunda mano como Wallapop, también en grupos de Facebook. Yo creo que valoramos más el que nos cueste más barato y nos de el mismo servicio que el simple hecho de estrenar por estrenar.

Eso sí, siempre hay unos límites y de ahí que hiciéramos un repaso a qué no compraríamos nunca de segunda mano salvo excepciones. Entre ellas; que sepamos a ciencia cierta que ha estado en buenas manos y se ha cuidado.

comprar segunda mano

Hoy comparto con vosotras esta lista improvisada que estuvimos haciendo, recopilación que podéis ampliar dejando vuestro comentario al pie del post basada en experiencias que hayáis tenido o lo que vuestro sentido común os dicte.

En Ahorradoras somos conscientes que hay que controlar el impulso consumista y que una buena forma de ahorrar algo de dinero para otras cosas es optar por adquirir artículos de segunda mano. Primero, porque los precios son mucho más asequibles y segundo porque nunca sabemos en qué momento nos podemos encontrar con un tesoro escondido entre los artículos de segunda mano, los cuales algunas veces están casi nuevos.

De hecho he visto artículos que se habían usado solo para una demo, mirad, un buen ejemplo son productos que envían a instagrammers para hacerse la foto y comentar qué les ha parecido y lejos de acumular por acumular, ponen a la venta en internet esos artículos prácticamente sin usar y así ganan un dinero. Conozco varios casos y es positivo para quien compra así como para quien vende.

Pero tenemos que tener en cuenta, que hay ciertas reglas que no debemos olvidar a la hora de comprar artículos de segunda mano y esta regla consiste en que no creemos apropiado comprar en tiendas de segunda mano los siguientes artículos que nombraremos a continuación. Vamos, esta fue la conclusión a la que llegamos.

  • Ropa interior y trajes de baño. La ropa interior y los trajes de baño no se deben comprar jamás en una tienda de segunda mano por motivos higiénicos. Muy claro deberíamos tener que está sin utilizar. Aún así tampoco son tan caros como para correr ese riesgo.

sujetador

Hay montones de tiendas que venden estas prendas a un precio asequible. Por ejemplo, los últimos sujetadores que me compré yo son de Primark y de H&M. Los segundos me salieron más buenos que los primeros, eso sí. Un poco más caros pero duran y duran….

Me los recomendó Paulilla1986 una youtuber sevillana muy salerosa hace ya un porrón de años, que le envié un mensaje porque vi que le hacían un escote precioso y me dijo que era porque usaba los sujetadores de H&M, con push up, unos que tienen una especie de almohadilla en la parte de abajo y que la puedes quitar si quieres.

  • Los zapatos es otro de los artículos que no se deben comprar en una tienda de segunda mano. Tenemos que pensar primero en la salud de nuestros pies y muchas veces en las tiendas de segunda mano no tenemos la opción de las tallas y terminamos comprando zapatos un tanto más grandes o una talla menos lo que nos causara graves problemas en un futuro. Eso sin contar que si ha sido usado por otra persona, el zapato se habrá adaptado a la forma de pisar de ésta. No vale la pena.

¡Vaya ejemplo exagerado os dejo abajo! :-O

zapatos viejos

  • Electrodomésticos. Aquí hubo bastante debate porque conozco casos que tiran hacia opiniones contrarias. En principio no es recomendable comprar licuadoras, microondas, neveras, batidoras y cualquier otro artículo electrodomésticos en las tiendas de segunda mano. El motivo: no conocemos con exactitud en qué momento estos productos perdieron su fuerza necesaria para desempeñar su papel con lo que pueden durarnos dos días contados saliéndonos muy caros. Además, no contamos con garantía.

Pero sé que hay tiendas que venden electrodomésticos que han estado en exposición y no terminan de ser de segunda mano (nuevos del todo tampoco, claro) y donde sí te ofrecen un período de garantía.

Esta garantía no llega a ser de 2 años como en el caso de un electrodoméstico nuevo pero sí te da cierta tranquilidad de poder devolverlo si no da el resultado que esperabas.

Mis padres compraron una nevera para uno de los apartamentos que tienen en alquiler en la playa en una tienda de este tipo, les salió muy muy barata, era de exposición, de marca blanca (creo que es una que fabrican los mismo de Bosch) y les dieron unos 6 meses de garantía. En ese caso, la experiencia fue positiva. Les funciona perfectamente y se ve muy modernita y nueva.

Sin embargo, mi prima compró la BabyCook en una web de segunda mano, no tenía claro si la usaría tanto como para gastarse el dineral que costaba y decidió iniciarse con una de segunda mano. Recuerdo que quedó con una chica en Valencia y se la entregó en mano. Se la quedó porque era muy barata pero el aspecto dejaba bastante que desear, se notaba que estaba muy usada.

publicidad

Al nada se deshizo de ella vendiéndola de nuevo en ebay, mostrando claramente en las fotos su aspecto para que quien la comprar supiera bien cómo estaba.

¿Veis? La Lumea, el sistema de depilación en casa con luz pulsada que uso, sé que cuesta pasta pero jamás jamás la compraría de segunda mano. Tiene una vida útil de 250.000 pulsos. ¿Cómo vamos a saber cuántos se han gastado ya?

Review Lumea Advanced

Vale la pena comprarla y tener garantía, además que Philips incluye la de no satisfacción que consiste en que si no te gusta el resultado tienes un plazo para devolverla así que tiene garantía doble. Yo me he quedado voluntariamente sin pelos donde no toca gracias a ella. En este post os contaba mi experiencia con sus altibajos. Hoy me toca dármela en los brazos, por cierto, que como me los veo ya sin pelos me olvido de hacer el mantenimiento…

  • Ropa de cama y productos de higiene personal. Si realmente deseáis ahorrar dinero en un futuro, no es recomendable adquirir productos de higiene personal tales como: toallas, cremas, cepillos para el cabello, jabones líquidos para la ducha, pastas dentales que ya hayan sido desprecintadas y sobre todo la ropa de cama de segunda mano.

colchon

  • Almohadas y colchones. Por cuestiones de higiene más que todo no se recomienda que compréis estos artículos en una tienda de segunda mano. Por cuestiones de ahorro tampoco porque con el tiempo los colchones y las almohadas usadas van adaptando el molde que les habían dado los dueños anteriores y al final te va a costar el doble de lo que pensabas invertir.

 

  • Sartenes y otros productos para servir y preparar alimentos. Poco hay que añadir. En cualquier ferretería o tienda de menaje hay productos de calidad a buen precio. Aquí también he hecho buenas compras guíandome por las opiniones de otros compradores. Es barato, tienes garantía y puedes devolver la compra sin coste alguno.

 

  • Muebles y sillas tapizados. Nuca sabremos qué cosas esconden este tipo de artículos, así es que mejor no adquirirlos de segunda mano salvo que ya contemos con un tiempo disponible y un presupuesto en mente para desinfectarlos y limpiarlos antes de darles uso.

 

  • Productos de maquillaje. Una amiga siempre dice que es un pecado mortal adquirir productos de maquillaje en una tienda de segunda mano y no va desencaminada. Principalmente porque la piel de nuestro rostro es muy delicada y no podemos exponerla a bacterias, gérmenes y enfermedades cutáneas que las personas que lo hayan utilizado primero padecían.

Tampoco creo que sea de lo más habitual comprar estos artículos en webs o aplicaciones de segunda mano, como en el caso que indicaba más arriba cuando hablaba de la ropa interior, no son nada caros hoy en día. Hay marcas muy asequibles con las que puedes cuidar tu piel y maquillarte sin necesidad de dejarte un pastizal ni de arriesgar tu piel con productos usados.

Kiko tiene buenos precios, sobre todo en su sección rebajas.

Yves Rocher y The Body Shop también son de mis favoritas en relación calidad precio.

Ojo, vuelvo a lo del principio, leí que youtubers de belleza venden los productos que les han enviado una vez los han mostrado. Y es que no me extraña que o los vendan o los regalen a su entorno porque con la cantidad de productos que muestran en los vídeos enviados por las marcas, les deben salir por las orejas :P. En ese caso, no veo que sea una mala compra (según el precio de venta, por supuesto) pues solo lo han usado para mostrarlo y poco más.

Esta lista es bastante breve pues la verdad es que no todo lo de segunda mano es malo. En Ahorradoras compramos y, sobre todo, vendemos mucho. Hubo un mes que me saqué unos 10€ diarios, y no fue de los mejores. Os lo contaba en este post.

En definitiva, sí podemos comprar artículos de segunda mano, pero tenemos que tener en cuenta el uso que le deseamos dar. Antes de adquirir artículos de segunda mano tenemos que pensar primero si realmente va a cumplir con el papel principal.

Muchos de los artículos aquí mencionados no deberíamos comprarlos de segunda mano, esa es la conclusión a la que llegamos, porque tienen que ver sobre todo con la higiene y el cuidado de la salud de todos los miembros de la familias.

publicidad

Y aquí estoy pendiente de leer vuestros comentarios. Si estás de acuerdo, en desacuerdo y qué creéis que he olvidado mencionar :-).

Comentarios de las ahorradoras

  • Noelia nos dice: “Añadiría las sillas de coche de los niños, tienen caducidad de 10 años y no sabes si esa silla a estado involucrada en un accidente, jamás hay que comprarlas de segunda mano”
  • Lidia añade:  “Yo incluiría en la lista los sistemas de retención infantil para el coche de los niños. Nunca se deben comprar de segunda mano”
  • Beatriz: “Añadir los cascos de moto, tienen una caducidad y no sabes si han tenido algún golpe previo”