Mi primer vuelo con un bebé

Publicidad

Ahora que las vacaciones están a la vuelta de la esquina, sois muchas las que nos preguntáis por consejos y trucos para viajar con bebés y niños en avión por eso he querido compartir mi experiencia volando a Frankfurt a visitar a una amiga cuando mi hijo tenía 11 meses y como resultó la aventura. ¡Espero que os resulte muy útil!

Vía 

El viaje fue el verano pasado y mucha gente nos decía que estábamos locos, un vuelo de tres horas con un bebé, pero como teníamos muchas ganas nos animamos y la experiencia no pudo ser mejor, tanto es así, que este año nos vamos a atrever a cruzar el charco, ya os contaré porque estoy preparando un post con toda nuestra experiencia buscando un vuelo barato, eso sí, empleamos mucho tiempo en preparar el viaje para que todo saliera bien.

 

ELECCIÓN DEL VUELO

Lo primero que tenéis que saber es que los menores de dos años vuelan gratis, bueno, gratis no, pagan las tasas lo que equivale a un 10% del billete y deben viajar en el regazo del padre o de la madre con un cinturón especial que os facilitará la propia aerolínea. Existe también la posibilidad de llevar una silla adaptada (como las de los coches)y así el bebé tendrá su propio asiento pero, eso sí, en ese caso deberá pagar el billete entero.

Cuando nosotros empezamos a buscar vuelos nos asustamos porque siempre aparecía la tarifa dividida entre tres, por lo que creíamos que sí que se cobraba pero no. Nosotros lo sacamos a través de Atrapalo porque ya lo habíamos hecho en ocasiones anteriores y siempre encontramos vuelos a buen precio.

 

Al final nosotros volamos con Lufthtansa (fue la mejor oferta que nos ofrecía Atrapalo) y la verdad es que todo genial. Al entrar regalaron a Fernando un avión de peluche (lo conservamos como recuerdo de su primer viaje internacional) y nos dieron todas las facilidades del mundo.

Mi consejo es que, si podéis, elijáis asiento lo antes posible. Algunas compañías cobran por ello pero en otras se puede hacer online y totalmente gratis. Sobre ésto, deciros que si voláis con un bebé que pesa menos de 9 kilos podéis solicitar una cuna a la hora de hacer el check-in, cosa que facilita el que se duerma durante el vuelo y esté más cómodo, pero tenéis que tener en cuenta que las cunas se asignan por orden así que intentad llegar de los primeros por si acaso. Si el peque se pasa de esos kilos, lo mejor es seleccionar los asientos que no tienen a nadie delante ya que así estarán más cómodos porque suelen ser más espaciosos y la sensación de agobio es menor.

Vía

¿QUÉ PUEDO LLEVAR EN EL AVIÓN?

Una de las cosas que más nos preocupaba era cómo subir al avión los alimentos para el pequeño. Si el bebé toma lactancia materna no hay ningún problema, por supuesto, pero si necesitáis subir leche se puede hacer, o bien como nosotros que llevamos la leche por un lado y un termo con agua por otro, o la leche ya preparada. En cualquiera de los dos casos probablemente os revisen el contenido antes de subir.

Dependiendo de si es una viaje más largo o más corto deberéis llevar cubierta toda la alimentación del peque.

Algunas aerolíneas ofrecen comida pero por si acaso, es mejor llevar la nuestra. Si son muy pequeños como era mi caso vienen fenomenal este tipo de bolsas ya que son reutilizables y se pueden rellenar con purés, papillas caseras etc. así además de ahorrar, sabemos lo que le estamos dando y evitamos los productos con azúcar tipo zumos, batidos, yogures azucarados y demás (os aseguro que lo que menos necesitamos es un peque hiperexcitado por el azúcar dentro de una avión jajaja)

Publicidad

Yo las compré en Amazon pero se encuentran en muchas tiendas y, aparte de para los vuelos, me vienen muy bien para meriendas, viajes en coche etc. Como os decía antes son reutilizables y se pueden lavar.

¿TENGO QUÉ FACTURAR SI VIAJO CON UN BEBÉ?

Pues como queráis pero no es obligatorio. El bebé aunque no pague tiene derecho a un bulto de cabina así que depende de la cantidad de equipaje que llevéis. En nuestro caso como nos fuimos solo una semana no facturamos pero, sea como sea, si os recomiendo que llevéis a bordo una bolsa con todo lo necesario como:

  • Pañales
  • Toallitas
  • Un cambio de ropa
  • Vaso para el agua (o biberón si no bebe en vaso)
  • Medicinas (si las necesitara porque sigue un tratamiento, por supuesto, pero yo lleve conmigo Apiretal por si acaso)
  • Suero fisiológico (yo llevé un par de “ampollas” de los packs que venden en Mercadona)
  • Unas gasitas

A los bebés y los niños pueden afectarles los cambios de presión en los oídos por eso es recomendable, tanto en el despegue como en el aterrizaje, llevar algo que puedan succionar como el pecho o un biberón.

Por supuesto, si el pequeño o pequeña tiene necesidades especiales se pueden solicitar hablando con la aerolínea.

 

¿Y QUÉ PASA CON EL CARRO O SILLA DE PASEO?

Pues nada porque podéis facturarla o llevarla en la cabina sin ningún problema (no cuenta como un bulto más). Ahora bien, sobre ese tema no puedo aconsejaros porque yo no llevé sillita y no, no estoy loca, pero siguiendo la recomendación de una amiga decidí llevarle en su mochila de porteo por varias razones:

  • Es más cómodo para movernos por el aeropuerto si vamos cargados de maletas.
  • No tenemos que esperar para embarcar y desembarcar el carro.
  • No nos limita a la hora de movernos por la ciudad.

Para nosotros desde luego fue una maravilla. Eso sí, depende del niño (Fernando estaba más que acostumbrado al porteo) la edad y el peso pero desde luego, nos facilitó la vida muchísimo. Como en nuestro caso íbamos a visitar a una amiga le pedimos que preguntara si en los restaurantes y bares solía haber tronas, así que como Fernando ya se sentaba, fue todo más sencillo.

   

¿QUÉ DOCUMENTOS TENEMOS QUE LLEVAR PARA VOLAR CON UN MENOR?

Pues en nuestro caso, al tratarse de un vuelo dentro de la Unión Europea solo tuvimos que llevar el DNI del peque pero si se trata de un vuelo internacional deberéis sacarle el pasaporte, independientemente de su edad.

También es muy importante llevar encima el libro de familia puesto que en cualquier momento nos lo pueden pedir para comprobar la maternidad o paternidad. Si con el pequeño solo va a viajar uno de los dos progenitores, necesitaréis la autorización del otro.

En cuanto a la sanidad, yo siempre recomiendo:

  • Si viajamos dentro de España, llevar la tarjeta sanitaria del menor y nos atenderán en cualquier centro sanitario.
  • Si viajamos a un país de la Unión Europea solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea.
  • Si viajamos fuera de la Unión Europea sacar un seguro que cubra los gastos médicos en el extranjero puesto que en otros países un simple catarro nos puede salir muy muy caro.

En cualquier caso, independientemente del destino, mi recomendación principal es que siempre, antes de embarcar, hablemos con las aerolíneas para evitar sorpresas y llevarlo todo preparado, que con los peques, cualquier imprevisto se convierte en una aventura.

En el próximo post os contaré cómo elegimos un hotel ideal para viajar con bebés y también como ahorramos mucho tiempo y colas en los sitios sacando las entradas por anticipado y con promociones incluidas. ¡No os lo perdáis!

Os cuento también que en Ahorradoras tenemos una sección de viajes en la que publicamos consejos, ofertas y promociones para disfrutar de las vacaciones como nunca.

AHORRAR EN VIAJES

Publicidad
Comparte el ahorro: