Formas de ahorrar en las compras navideñas

Publicidad

Formas de ahorrar en Navidad

Llega la Navidad y si bien, como reza la canción, lo importante es “cantar con el corazón” no cabe duda de que la mayoría de los mortales también está esperando algún que otro regalo por estas fechas, aunque sea a modo de un mero detalle. Eso sí hay que ver la época navideña como lo que es y no perder de vista que el presupuesto se puede ir de las manos sino se controla. Para evitar que esto pase y poder contar con los mejores regalos al mejor precio, he aquí las opciones de ahorro más extendidas y más útiles.

Publicidad
  • Optar por los outlet. Porque el hecho de ahorrar no tiene nada que ver con el de no poder acceder a los mejores productos o servicios del mercado, tan sólo habrá que saber dónde buscar y aquí los outlet suelen ser una de las mejores opciones. Primeras marcas como The North Face disponen de outlets donde se pueden encontrar los mismos productos de siempre a precios mucho más bajos. Se trata de una elección siempre acertada y que supone un desembolso mucho menor por lo que conviene echarles un vistazo.
  • No dejarlo todo para el último momento. Hace bien poco, y gracias a una tradición americana, se presentó la alternativa de llevar a cabo todas las compras que pudieran ser necesarias a través del conocido como ‘Black Friday’ o del ‘Ciber Monday’. Obviamente estas fechas ya han pasado pero se pueden tener más en cuenta para años posteriores y, en general, tratar de usar la máxima de no ir apurados de tiendas en los últimos días porque será más complicado dar con aquello que, de verdad, se está buscando y no siempre se contará con buenas ofertas.
  • Hacer una lista. Por lo general hay unas cuantas personas a las que seguro se les quiere hacer un regalo. Una buena idea es crear una lista con los nombres de las mismas y con las ideas o preferencias que se puedan tener para un regalo. Es importante recordar que, a veces, un regalo con un coste económico no muy alto pero que incluya algún detalle personal (como puede ser una carta escrita a mano) puede ser de lo más significativo. En cualquier caso la lista servirá para no salirse de lo establecido y para evitar que el presupuesto se desajuste con cosas no previstas que puedan llamar la atención una vez que se va de tiendas.
  • Comparar. Es cierto que pasearse tienda por tienda, y más ahora que suelen estar abarrotadas, puede ser un tanto agotador y una pérdida importante de tiempo pero aquí llega al rescate Internet para solucionarlo. Lo mejor que podemos hacer, una vez que se tenga claro el bien o servicio que se quiere adquirir, es introducir el mismo en un buscador o en alguna de las páginas especializadas en comparativa de precios como idealo para ver qué empresa es la que cuenta con la mejor oferta posible. Con este gesto tan sencillo, cómodo y rápido el ahorro puede llegar a ser más que significativo.
  • Navegar por Internet. Porque además de ser una herramienta de lo más útil a la hora de poder establecer comparativas también es perfecto para poder organizar todas las compras de manera cómoda y sin tener que llevar a cabo desplazamiento alguno. Muchas de las tiendas online que existen en la actualidad y que han ganado en importancia con el paso de los años lo han conseguido ganándose la confianza de su público y ofreciendo, entre otras cosas, una amplia selección, los precios más bajos, ofertas únicas y la opción de devolución a coste cero. Esto último permite que el regalo en cuestión se pueda devolver o cambiar sin mayores problemas, algo que vendrá muy bien en artículos como ropa o calzado donde la talla puede variar.
  • Un presupuesto marcado. Conviene saber cuál es la economía con la que se cuenta y para esto lo más sencillo es establecer una lista con los ingresos y gastos fijos y ver cuál es la cantidad restante. Lo ideal es que quede lo suficiente para poder llevar a cabo un ahorro, por mínimo que este sea, y también que permita la opción de afrontar algún que otro imprevisto en el caso en el que este se suceda. Con ese margen será con el que se pueda contar y siempre se puede echar mano de una parte de los ahorros para un evento especial, como puede ser el caso. Mientras que se tenga un límite claro y no se pase de él no tiene porqué haber ningún tipo de problema.
  • Regalos personalizados. Los que acaban por costar menos económicamente pero pueden tener un gran significado para la persona que los recibe. Tan sólo hará falta tiempo para pensar qué es lo que le podría gustar de verdad al destinatario y tener ese gesto extra que hará que el regalo material acabe por lucir mucho más sin que la economía se resienta.
Publicidad
Comparte el ahorro: