Cómo hacer el presupuesto familiar paso a paso

publicidad

Si tuviera que recomendarte un paso concreto por el que comenzar para alcanzar tus metas de ahorro, sin duda sería hacer tu presupuesto familiar.

El presupuesto te ayudará a saber hacia dónde va a ir tu dinero, sin un presupuesto nos limitamos a ver dónde se ha ido cuando ya se ha ido, sin poder intervenir y escoger el destino de ese dinero que nos ha costado esfuerzo ganar según nuestras prioridades.

De cómo me organizo yo la economía doméstica te hablaba en este artículo ya en 2011. Sin embargo, hoy quiero detenerme un poco más para dar respuesta en este artículo a dudas que me habéis ido enviando en este tiempo.

Como ves, llevo ya muchos años utilizando el mismo método, diría que desde el año 2000. Claro que lo he ido perfeccionando y modificando porque un presupuesto nunca es 100% estático pero la base que utilizo puede serte te ayuda para que tú misma la adaptes a tu gusto y necesidades.

Toma las riendas de tus finanzas

Lo que sí que te aconsejo es que si no tienes un presupuesto, no lo dejes pasar un día más y crees ya tu propio presupuesto.

publicidad




 

Mapi Amela Ahorradoras

Si necesitas más ayuda, sigue atenta a nuestra web, redes sociales y club (inscríbete gratis al Club Ahorradoras para acceder a plantillas, descuentos, consejos exclusivos, sorteos…). En breve podrás inscribirte al curso para aprender a gestionar tu economía doméstica.

dinero

El presupuesto familiar y, a continuación, la hoja de ruta son imprescindibles si has decidido ir a por todas y ahorrar dinero para trazarte un futuro financiero cómodo, libre de deudas, de compra consciente y mediante el cual alcanzar un estilo de vida libre.

Tan libre que te permita trabajar en lo que tú quieras, desde donde tú quieras y estar con quien tú quieras, cuando tú quieras.

Libre para no tener que estar atada a un trabajo que no te hace feliz, que consume horas, días y meses de tu vida, que no te permite estar con los tuyos cuando más lo necesitan o apartarte durante un tiempo para descansar si quien lo necesita eres tú.

Lo que te recomiendo hoy (y siempre) lo he practicado yo misma y he tenido la «suerte» de saborear sus frutos por eso no puedo hacer otra cosa que compartirlo contigo.

Puede que te hayas planteado ahorrar y hayas ido aplicando distintos trucos de ahorro pero como lo que no se mide no se puede analizar y por tanto no se puede mejorar con esta herramienta y este paso a paso del método que yo utilizo y que comparto hoy contigo va a ser más fácil alcanzarlo.

finanzas personales

Qué es el presupuesto familiar

El presupuesto familiar recoge los gastos e ingresos de un periodo de tiempo que normalmente es anual dividido en meses.

Puedes hacerlo mediante una aplicación o una hoja de cálculo, como si lo quieres hacer a mano, lo importante es hacerlo y revisarlo.

Personalmente me gusta hacerlo en Excel, tienes mi plantilla gratis en el club Ahorradoras para que puedas utilizarla y sacarle todo el partido.

También existen unas agendas que se venden con la finalidad de introducir gastos e ingresos pero sinceramente veo mucho más práctico mi sistema porque puedes ir personalizándolo añadiendo nuevos campos y creando las fórmulas que sean necesarias.

No obstante, el sistema es lo de menos, lo importante es el hábito.

Pero el presupuesto familiar no se limita solamente a recoger los gastos ingresos sino que, de un vistazo vas a poder tener información de cuáles son tus deudas, cuánto saldo hay en tus cuentas bancarias, cuáles son tus gastos hormiga y así poder tomar decisiones y planificar tu ahorro para no tener sobresaltos.

El punto de partida: saldos bancarios, efectivo, deudas…

El primer paso para realizar tu presupuesto familiar es desglosar las deudas que tienes, separadas por tarjeta, hipoteca, crédito… Así como el plazo de vencimiento.

ahorro

También tus cuentas bancarias y el saldo actual y, si puedes, el dinero que tienes en efectivo. Así sabrás perfectamente cuánto tienes y cuánto debes. Una buena base para empezar.

La mayoría de la gente ni siquiera ha realizado nunca este primer paso, si alguien se preguntara cuánto debe cuánto tiene y cuál es la diferencia entre lo que tiene y lo que debe no sabría responder.

Yo misma si no hago esto regularmente no tendría ni idea, es normal.

Por eso este ejercicio, hecho de manera regular nos ayuda a poder ver con facilidad donde estamos y lo cerca o lejos que nos queda nuestro objetivo económico. Solo de esa forma podemos actuar.

Ingresos que generamos

En el siguiente paso revisaremos los ingresos que tenemos:

  • nóminas
  • prestaciones
  • intereses por inversiones
  • dividendos
  • alquiler de algún bien que tengas: una habitación, un apartamento, un local…
  • derechos de autor y otro tipo de fuentes de ingresos.

Vamos, todo tipo de ingresos que haya sido capaz de generar. Si quieres aprender nuevas formas de generar ingresos estate atenta a nuestra web porque pronto vas a conocer muchas ideas que te ayudarán a que tu cifra de ingresos aumente.

La revisión de los Gastos en el presupuesto familiar

Y si en algo ayuda sobre manera este presupuesto familiar es a reducir gastos. Nada como poner sobre papel (o soporte digital) todas absolutamente todas las partidas de gastos a las que tú y tu familia hacéis frente durante el año:

impuesto de bienes inmuebles
basuras
alquiler o hipoteca
seguros
actividades extraescolares
agua
alimentación
transportes
cuota de comunidad de propietarios

Te recomiendo que realices una lista con todos los gastos recurrentes que se te ocurran, hacerlo en familia estará genial porque os comprometerá a todos y estaréis trabajando en equipo para este objetivo común de ahorro que reportará beneficios a toda la familia.

Creareis una lista en familia y calculareis los importes anuales para después dividirlos entre 12, así, cada mes, estaréis aportando ya una cantidad para ese gasto independientemente de que venga su cargo cada seis meses o una vez al año.

Así te evitas que el mes que te venga el cargo te cueste llegar a final de mes, cuando se trata de un gasto que realmente estaba previsto desde el año anterior.

presupuesto familiarCuando te acostumbras a revisar los gastos cada vez te va a costar menos hacerlo, de hecho yo te diría que disfruto porque veo que soy capaz de reducir esos gastos negociando con compañías o incluso eliminándolos.

Así que te recomiendo que te hagas con el mando. Al fin y al cabo es hermano de tu futuro y el de tu familia. Y si tienes hijos, sobrinos, inculcarles cultura financiera.

De lo contrario, la sociedad va tan perdida y se introduce tan fácilmente en la carrera de la rata por costumbre que es incapaz de ver que hay algo más allá de lo que está acostumbrada a ver. Es el mejor regalo que puedes hacerles, además del amor.

Otras formas de llevar un seguimiento de tus gastos son las aplicaciones.

También es cierto que para alegría nuestra, cada vez los bancos están más concienciados en que aprendamos a gestionar nuestras finanzas personales de manera que hay algunos que te ofrecen una forma automática de clasificar los gastos mediante su página web o su aplicación.

Aún así, personalmente, al menos por ahora, me gusta hacerlo a mi a mano porque es como que toma más conciencia a medida que lo voy apuntando. Pero que sepas que existir existe.

Cómo clasificar los gastos al hacer el presupuesto doméstico

En este punto tienes que ser muy precisa porque si no no verás de manera clara en qué se va el dinero que ingresas.

Quizás descubras que estás gastando más dinero de la cuenta en algún partido que tampoco te hace tan feliz. Yo te recomiendo que si algo te hace feliz no renuncias a ello pero probablemente en este ejercicio descubrirás que estás enviando dinero y en consecuencia energía del trabajo (y te ha costado ganarlo) a cosas que tampoco te hacen tan y tan feliz.

Los gastos puedes dividirlos en:

  • Fijos: en este apartado tienes que incluir los gastos a los que tienes que hacer frente todos los meses, te los avanzaba arriba: hipoteca o alquiler, la factura de la luz, agua, gas, seguros, actividades extra,…

Son gastos que sí o sí tienes que asumir y cuyo importe es más o menos siempre el mismo. Aún así, dales una vuelta porque quizá algunos servicios los tengas incluidos en otros. Una pista: algunos seguros o contratos de telefonía y televisión.

  • Variables: También son gastos fijos pero el importe varía dentro de ellos podemos separar los necesarios de los súperfluos.
    • Los gastos necesarios tendríamos la comida, el transporte o la ropa mínima, por ejemplo cuando los niños van creciendo y se les queda pequeño y prendas que necesitemos de verdad.
    • Los gastos superfluos, que son los que debemos tener muy controlados para que no hagan un agujero en nuestra amada economía, y son de los que podemos prescindir. Algunos ejemplos: cafés, comidas fuera de casa, cine, compras compulsivas… También los conocidos en la comunidad de Ahorradoras como gastos hormiga.

No te olvides incluir en el presupuesto los regalos tanto de cumpleaños como de Navidad aunque tal vez estaría bien darle una vuelta a esto y regalar experiencias o llegar algún tipo de acuerdo que evite tener que gastar por gastar.

Estos son los grandes grupos entre los que agrupar los gastos, puedes crear tanta subcategorías como quieras pero casi que te recomiendo empezar por estos y más adelante si ves que te ayuda ir hilando más fino.

Si ahora empiezas detallando demasiado es probable que te agobies y termines no haciéndolo, no es lo que nos interesa. Para complicarnos siempre estamos a tiempo :).

Trucos para reducir gastos

Queremos ayudarte a reducir gastos por tanto te dejo algunos consejos que te ayudarán:

Lo primero que hay que reducir es el ocio sin sentido, ese café que te tomas de camino al trabajo, el pincho de media mañana, la botella de agua en un bar, la revista que compras y después no lees, las cuotas en el gimnasio y después no vas, servicios de televisión de pago o de música que no usas, aplicaciones del móvil que estás pagando pero que solo usaste una vez, tabaco, alcohol frecuentemente…

como hacer un presupuesto familiar paso a pasoPor ejemplo, en el caso del café si te organizas puedes tomar ese café antes de salir de casa, sale mucho más barato, nosotros lo hacemos con nuestra cafetera que además al no ser de cápsulas sale infinitamente mejor de precio. Puedes prepararte un bocadillo para llevar al trabajo, reducir la velocidad de Internet que pagas pero que realmente no consumes en su totalidad, utilizar los gimnasios al aire libre y consultar las noticias en el móvil.

  • Mantén a raya en las tarjetas de crédito y los pagos aplazados. Leí una vez que una señora de Estados Unidos usaba una técnica para no gastar la tarjeta realizando compras compulsivas. La dejaba en el congelador y así se obligaba a darse un tiempo para meditar si esa compra realmente la necesitaba o no, mientras la tarjeta se descongelaba. Lo veo algo extremo pero existir existe.

No te dejes seducir con las compras a plazos. Ten controlada tu economía y ahorra antes de comprarlo.

  • Intenta mejorar las tarifas que pagas de los gastos fijos, más arriba ya te lo decía. Siéntate con papel y lápiz intenta conseguir un mejor precio por el seguro del coche, comprueba si tienes demasiada potencia energética contratada, busca otras tarifas de Teléfono, date de baja d suscripciones que no te aporten nada.

Yo me pongo una alarma en mi agenda para que con una antelación de tres meses antes de que venzan los seguro me avise y pueda revisar si realmente estoy pagando lo que debería o puedo conseguirlo por un mejor precio para que me dé tiempo de negociarlo con la compañía actual dentro del plazo correcto, que suele ser máximo dos meses antes de que venza.

 

Algunos de ellos son los cupones, las ofertas pudiendo la verlas muy fácilmente mediante los catálogos online que tenemos en AHORRADORAS, las compras con un gran descuento por fecha de caducidad próxima,… También te ayudarán las técnicas que utilizan los supermercados para que compremos lo que no queremos.

En esto del ahorro el control mental es súper súper importante.

Cómo puedo ahorrar dinero

Una vez hemos elaborado el presupuesto y tenemos conciencia de todos los gastos que tenemos por pequeños que sean, es el momento de empezar a ver cuánto podemos ahorrar.

Pero ahora, te digo un truco que es el que utilizo yo, ahorra antes de gastar y la mayoría de personas que logran ahorrar.

Esto funciona de la siguiente manera, en tu lista de gastos añádete a ti, como si fueras una proveedora más, alguien a quien pagar.

Seguro que la compañía de la luz no dejarías de pagarle porque si no, sabes que te van a cortar la luz, seguro que no te planteas, salvo casos excepcionales, decirle a la compañía del teléfono que este mes no te va bien…

Pues es el mismo comportamiento debe ser contigo misma así que decide una cantidad de dinero que te vayas a pagar a ti misma para el ahorro cada mes y págate antes que a nadie.

Te pongo un ejemplo, imagina que has calculado unos ingresos de 1200 € y de momento vas a empezar ahorrando 200€. 1200€-200€= 1000€. Como ves, te quedan esos 1000€ para intentar llegar a todos los gastos que tengas.

Si en tus cálculos de gastos has visto que ascienden a 1100€ te verás obligada a revisar de nuevo la forma de eliminar alguno de tus gastos o de reducir su importe hasta que se ajuste a los 1000€.

Esta es una forma de replantearse todo de nuevo y de proponerse el reto de reducir todavía más.  Si no, lo que suele hacer la mayoría de personas es pagar a todos y luego si sobra algo ya ahorraremos y no ha de ser así, lo más importante somos nosotros y nuestro futuro financiero.

En algunas épocas puede que te resulte muy complicado aún habiendo reducido todo lo que estaba en tus manos pero ten siempre en mente este artículo para echar mano cuando veas un poco de luz.

Estas son, para mi, las ventajas de crear un presupuesto doméstico:

  • Pones todas las cartas sobre la mesa, ves en qué estás gastando y te llevas alguna que otra sorpresa pero estás a tiempo de arreglarlo.
  • Te motivas a que en la próxima revisión del presupuesto hayas logrado reducir todavía más los gastos y te las ingenias con ideas creativas para que eso sea posible, es un reto contigo misma.
  • Involucrar a la familia para luchar por un mismo objetivo donde todos se conciencia sobre lo importante de ahorrar y de gastar solo en lo necesario.
  • Se fijan objetivos comunes: las próximas vacaciones, por ejemplo. Y todo se aportan mediante ingresos o reducción de gastos hacia ese fin con motivación.
  • Los hijos e hijas se dan cuenta de los gastos que existe en una casa y aprenden a consumir de manera más responsable , apagando las luces de la casa, dejando abierta la puerta de la nevera, dejando el grifo abierto, comprando prendas que ya tienen repetidas… Incluso verás que te dan ideas que no se te habían ocurrido antes. A mí me sorprende muchas respuestas de mi hija ideas creativas orientadas al ahorro.

Es importante que tengas en una lista de todo aquello por lo que estás luchando cada día, como quien sigue una dieta o un estilo de vida enfocado a tener mejor salud o a perder peso.

Lo que yo he compartido contigo es una hoja de ruta que complementándose con todos los recursos que tienes en nuestra web AHORRADORAS y la inspiración que intentamos transmitirte en nuestras redes sociales te ayude alcanzar tus objetivos de ahorro y de libertad.

Al fin y al cabo ahorrar por ahorrar sirve de bien poco, una vez tienes tu colchón financiero creado, que si no sabes lo que  es te invito a que leas ahora mismo el post: qué es cómo crear un fondo de emergencia o colchón financiero.

El ahorro siempre debe ser con un medio para, al menos en mi caso, mediante la inversión, proporcionarme libertad.

Por tanto, se trata de reducir gastos para lograr ahorrar y que ese dinero termine trabajando para nosotras sin por ello sacrificar la calidad de vida

Cómo ahorrar dinero

Si de algo sabemos en la comunidad de Ahorradoras.com es ahorrar dinero, en estos ocho años de andadura, de momento y por muchos años, hemos publicado infinidad de artículos enfocados ahorrar dinero en distintas áreas de tu vida.

Éstos son algunos ejemplos pero te invito a que pases por las diferentes secciones de nuestra web y vayas aplicando todo cuanto puedas y se te ajuste.

Aquí te dejo algunos ejemplos:

Cuando te dispones a ahorrar, tan importante como averiguar las formas es tener la actitud, esta te llevará a aprovechar todo recurso de ahorro, a desarrollar ideas creativas para gastar menos o crear algo que sustituya a un objeto que quieres comprar, ideas que ni te imaginas que podrías tener.

A medida que vayas incorporando este hábito en tu vida y con una buena dosis de disciplina que de buen grado será recompensada te verás en situaciones en las que te plantearás las cosas de una manera distinta a como lo habías vivido.

Antes de realizar una compra sopesarás pros y contras, analizarás formas de evitarla o de conseguir lo mismo por menos dinero.

Te verás comprendiendo perfectamente la diferencia entre valor y precio, porque no son lo mismo y ayuda mucho diferenciarlos.

Verás que con la práctica lo tienes por mano y entenderás el dinero y el valor de las cosas de otra manera.

Cuánto dinero tengo que ahorrar

Si me preguntas esto ya imaginarás que te voy a responder todo lo que puedas :-).

La cantidad depende de la situación de cada persona o familia. En otros retos recomiendan no menos de un 10 %.

Como imaginarás, a más cantidad ahorres más pronto llegarás a tu meta. El porcentaje te lo dejo a ti, lo que más me importa es que empieces cuanto antes sea con más o menos cantidad y que, como te decía, incorpores ese hábito de ahorro a tu vida.

Si ahora solo puedes ahorrar un 5 %, hazlo, ya es más que nada. Lo que nos interesa es que lo hagas todos absolutamente todos los meses y en el momento en que veas que puedes ahorrar más cantidad bien porque hayas reducido tus gastos o porque hayas aumentado tus ingresos habituales o porque hayas recibido un ingreso extra por lo que sea (venta de artículos de segunda mano que tienes en casa y no usas, paga extra, premio de lotería, herencia… ) te comprometas a aumentar la cantidad destinada al ahorro.

Me siento empoderada cuando lo hago. Realmente, creo que las personas tenemos un gran poder sobre nuestras finanzas y nuestra vida que cedemos muy fácilmente a terceros no formando parte activa de la gestión de nuestro dinero.