Hipotecas: fija, variable, mixta. ¿Cuál es mejor?


Una hipoteca es un préstamo para comprar una propiedad. Cuando solicitas una hipoteca, el banco se comprometen a prestarte dinero durante un plazo determinado y a cobrarte intereses.

El período de tiempo normalmente suele estar entre los 20 y 25 años aunque hay hipotecas a 30 años.

De la misma manera también puedes escoger una hipoteca para menos tiempo si el importe que vas a pedir te permite amortizarla antes, bien sea porque el inmueble que adquieras tenga un precio bajo o porque ya tenías un dinero ahorrado previamente que te permita pedir al banco un % más bajo de su valor.

Pero hay muchos tipos diferentes de hipotecas, cada una con sus propias condiciones.

Es importante que conozcas las diferencias entre ellas antes de comprometerte con una, para asegurarte de que es la mejor opción para tu situación financiera.

Ya no solo por lo que es la microeconomía; es decir, todo lo relacionado con las finanzas que afecta a ti y tu entorno más cercano, sino la macroeconomía; la economía mundial.

Quizá te preguntes por qué esto tiene que ver contigo pero conflictos bélicos, pandemias u otro tipo de situaciones pueden afectar al euríbor y hacer que, según la hipoteca que escojas, termines pagando más o menos intereses por ella

Hipotecas a tipo fijo

Una hipoteca a tipo fijo garantiza el tipo de interés y las cuotas mensuales durante un periodo de tiempo determinado.

Esto significa que, si los tipos de interés suben en el futuro, las cuotas no variarán hasta que finalice el plazo.

A partir de ese momento, el prestamista hipotecario (el banco) puede cambiarte al tipo variable estándar, que puede ser más alto que el tipo fijo o no.

Este tipo de hipoteca da a los prestatarios la tranquilidad de saber exactamente cuánto van a pagar cada mes durante un periodo de tiempo acordado.

Hipotecas a tipo variable

El tipo de interés puede fluctuar al alza o a la baja durante la vida del préstamo y tus pagos mensuales pueden aumentar o disminuir en consecuencia.

Este tipo de hipoteca es más arriesgado que una hipoteca de tipo fijo, porque si los tipos de interés suben significativamente, tu cuota mensual mensual.

publicidad

Pero también es verdad que corres el riesgo de no aprovechar esta financiación a un tipo más atractivo caso de que el Euribor sea negativo.

Hipotecas mixtas

Una hipoteca mixta es un préstamo hipotecario que combina una parte a tipo fijo con otro a tipo variable.

El porcentaje de cada una de las partes varía según los intereses y necesidades del prestatario o las características del producto bancario.

Durante un periodo de tiempo se paga una cuota fija cada mes y después, la hipoteca se comportará como una hipoteca variable. El interés que paguemos en ese momento no se puede prever, irá en función del índice de referencia que se acuerde.

Y, ¿porqué suben los tipos de interés?

Los tipos de interés pueden subir por varias razones, pero la más importante es la inflación.

Cuando la inflación aumenta, los bancos centrales (en nuestro caso concreto, el Banco Central Europeo) suelen subir los tipos de interés para combatirla.

Esto encarece el dinero, por lo que es menos probable que la gente pida prestado y con ello se busca reducir la inflación.

La otra razón principal para subir los tipos de interés es el crecimiento económico.

Si la economía va bien, los bancos centrales pueden subir los tipos de interés para frenarla y evitar que se formen burbujas de activos, como la burbuja del mercado inmobiliario.

¿Cuál es la mejor hipoteca para mi?

A la hora de elegir un producto hipotecario es importante tener en cuenta qué se adapta mejor a tu presupuesto y a tus objetivos financieros.

Las hipotecas fijas pueden proporcionarte seguridad sobre cuánto dinero se pagará cada mes durante plazos más largos, pero las variables también podrían resultar más baratas si los tipos de interés se mantienen bajos durante este periodo, aunque es imposible predecir lo que puede ocurrir en el futuro.

Lo mejor, como siempre te recomendamos en Ahorradoras es mirar al largo plazo  teniendo en cuenta también los gastos asociados a cada una de ellas y comparar entre las mejores opciones del mercado.

En este caso, las mejores hipotecas.

publicidad