Cómo evitar los maratones de limpieza

De sobra conocemos el esfuerzo que implica limpiar nuestro hogar y cuando el momento de la verdad se acerca lo más probable es que queramos evadir la responsabilidad de iniciar la labor, mientras el desorden y la suciedad se van acumulando.

Por suerte ¡Hoy en día contamos con una solución para todo inconveniente con un simple clic! En esta oportunidad os ofrecemos una serie de pasos para que esa labor titánica se convierta en una tarea sencilla que no os  quitará más que unos minutos a la semana.

girl-1531575_960_720

1) Planifica:

Lo primero que debéis hacer es organizaros. Estableced un calendario semanal, especificad las labores por hacer y el tiempo máximo que podéis invertir en cada actividad, de esta forma podréis establecer metas cada vez más reducidas después de cada jornada de limpieza.

publicidad

Es muy importante que si vivís en familia o compartís piso cada compañero realice una tarea de forma rotativa. El trabajo en equipo facilita las cosas y la colaboración siempre trae satisfacción.

Asignad un día fijo de la semana para lavar la ropa, esto os obliga a usar toda la que tienes y a su vez a no desgastar tan rápido las prendas. Igualmente ocurre con el cambio de las sábanas, si determináis un día específico para cambiarlas os evitáis el rollo de recordar si lo hiciste la vez anterior o no.

2) Despeja los espacios:

Antes de entrar de lleno en la limpieza, dad un recorrido por las habitaciones para recoger todo elemento que esté fuera de lugar, no es necesario que coloquéis cada cosa en su lugar al instante, podéis reservarlo para después de haber finalizado. Lo importante es que tengáis espacio suficiente para hacer las labores sin que nada estorbe.

home-interior-1748936_1280

3) Utensilios limpios:

Procurad limpiar el cepillo, la escoba y todo utensilio que soláis utilizar. Esto es importante ya que si no lo hacéis, lejos de limpiar, terminaréis repartiendo el sucio de lo recogido en rutinas anteriores.

cleaning-268126_640

4) A cronometrarse:

Medid cuánto os toma realizar cada labor y poned límites de tiempo cortos (no más de 10 a 15 minutos) ya que la intención es terminar tan rápido como puedas.

publicidad

watch-1793862_1280

5) Comienza con lo mas tedioso:

Así es, comenzar con lo más complicado o lo que os sea más fastidioso, garantiza que no lo postergaréis y además terminaréis la rutina con más sencillo.

6) De arriba hacia abajo y de adentro hacia afuera:

Os aconsejamos limpiar primero los lugares altos de la habitación, luego los intermedios y por último el suelo. De este modo podréis recoger todo el polvo que caiga en la superficie de los muebles y el piso.

Igualmente comenzad desde el fondo de la casa en dirección a la entrada principal, con la intención de que el polvo salga y no entre.

7) En la cocina:

Como líquido limpiador para las encimeras, el fregadero, la vitro y los azulejos, podéis utilizar alternativas menos corrosivas y sin químicos peligrosos, como por ejemplo el vinagre y el bicarbonato con agua tibia. Sólo dejad actuar unos minutos antes de enjuagar con esponja y agua limpia.

clean-571679_1280

Evitad acumular baterías, sartenes, platos, vasos y cubiertos sucios, sed constantes, lavadlos después de utilizarlos y guardadlos al instante ¡Vamos que sí se puede!

Mantened a la mano una bayeta para su uso exclusivo en la cocina. Cada vez que terminéis de cocinar y lavar los trastos, pasadla por las superficies apenas humedecida con lejía o vinagre para dejarlas secas y aseadas.

8) En el baño:

Empezad por el WC, rociad en la taza el limpiador, utilizad el cepillo o escobilla  para darle una pasada y dejad actuar mientras seguís con los otros elementos del baño.
Pasad a la ducha o bañera. Aplicad el limpiador y/o desinfectante con la bayeta que sólo utilicéis para ello. Fíjaos en que no se escape ninguna esquina. Es recomendable que la limpieza de la bañera se realice dos o tres veces por semana para evitar que el moho y el sucio se acumulen.
Por último el lavavo antes de enjuagar y secar todo.

cleaning-268101_640

No olvidéis prestar atención a la grifería. Y para dejar impecables los espejos no hay nada mejor que el vinagre. Aplicalo simplemente y retiralo con un paño de algodón o papel que no deje restos de pelusa.

Ya que habéis terminado exitosamente con la misión, debéis conservar el aseo y el orden tanto como sea posible. Para eso evitad acumular cosas que no os  sean de utilidad.

Con estos consejos veréis como se facilitará tu vida, tendrás más tiempo libre e incluso sentirás mayor tranquilidad estando en casa ¡Cuando así sea no olvidéis contarnos vuestros resultados!

Por cierto, aquí os dejo un post en el que os explicamos como al crear una rutina por las mañana te puede ayudar a funcionar mucho mejor.