Ingresos Pasivos. ¿Qué son y por qué son nuestros mejores amigos?

Publicidad

Hablaros de ingresos pasivos hace que me sienta afortunada. Por una parte, por descubriros a quienes no conozcáis el término o lo hayáis oído de pasada, a uno de los mejores aliados de quienes buscan la libertad financiera. Por otra porque puedo deciros que los conozco profundamente pues los “practico” y poseo.

Y todo esto gracias a mi madre, todo hay que decirlo, ella me ha hecho ver a lo largo de la vida que no hay una única forma de ganar dinero. El trabajo no es la única fuente de ingresos. Existen otras y, entre ellas, las más interesantes, los ingresos pasivos de los que quiero hablaros hoy en este post.

Los ingresos pasivos son ese flujo de efectivo que llega a nuestra cuenta sin esfuerzo. Los ingresos activos, por contra, hay que ganárselos con el sudor de nuestra frente, como se suele decir.

Compra mi Ebook “Ahorradoras: 101 Trucos para Ahorrar¡ Y Vivir mejor que nunca! publicado por Grijalbo.

Por ejemplo, ingreso activo es aquel que nos cuesta esfuerzo, que nos implica rendir durante unas horas porque si no somos suficientemente eficientes en nuestro puesto de trabajo, probablemente, lo perdamos.

Lo mismo si tenemos nuestra propia empresa que, como todo, tendrá muchas ventajas pero también más quebraderos de cabeza y obligaciones. En cualquier caso, sea por cuenta ajena o propia, precisará de nuestra dedicación si queremos a final de mes cobrar nuestro sueldo.

En cambio, para recibir ingresos pasivos, no hace falta que estemos presentes mientras ese dinero se está generando y llega a nuestro bolsillo o nuestra cuenta bancaria. ¿Parece magia? ¡Lo es! ¿Que si existen? Sí, sí, claro que existen. No son tan fáciles de conseguir como los activos pero, ¿acaso no nos cuestan trabajo los ingresos activos? ¿Acaso no tenemos un horario que cumplir día tras día, reciclarnos para dar lo mejor que nosotros y dar lo mejor que podamos en nuestro trabajo?

Ambos ingresos suponen un entrenamiento, una dosis de energía por nuestra parte. La diferencia radica en que para recibir ingresos activos hay que trabajar constantemente y si dejas de trabajar dejas de cobrar y en el caso de los pasivos, te esfuerzas al principio (y mucho) trazando un buen plan y después, progresivamente, tienes que ir dedicándoles cada vez menos tiempo.

De ahí que a partir de entonces se considere ingreso pasivo al no necesitar demasiado de nosotros para seguir generándonos ingresos.

Algunas ideas de ingresos pasivos

Ideas para generar ingresos pasivos

  1. Alquilar un inmueble

Esta es la forma que antes nos viene a la cabeza de generar ingresos pasivos: alquilar una habitación, un piso, una casa o un local son maneras de obtener ingresos mensuales sin que tengamos que estar allí presentes. Sin embargo, el trabajo que conlleva la administración de inmuebles es algo que no podéis obviar: entrega de llaves, limpieza, trámites burocráticos y, por supuesto, cumplir con la legislación.

Una vez todo en regla, tened en cuenta que las mejores páginas web de alquiler de alojamientos cobran una comisión considerable (lo sé por experiencia en el alquiler de nuestros apartamentos de vacaciones en la playa, en Vinaròs). Sabiendo eso, que siempre será un % de los beneficios y descontando gastos de productos de limpieza, personal, mantenimiento, etc…. al final los números suelen salir a cuenta. En cualquier caso, en cada ciudad habrá una mayor o menor demanda. Hay que estudiar bien el mercado antes de iniciarse.

A la larga, para ser más pasivo, una buena idea puede ser delegar la gestión de esas viviendas. Yo estoy intentándolo pero todavía no he dado con la persona o empresa adecuada con lo cual, en los meses de verano, entre los apartamentos y la empresa, …. de pasivo es bien poco :P. Eso sí,  partir de Septiembre pasa a ser un ingreso pasivo pues las personas que los ocupan están durante 9 meses y entonces ya me despreocupo.

  1. Crear un libro

Para las que seáis expertas en un tema y os guste escribir un libro bien documentado, puede ser una buena opción. Hoy en día si no podéis publicar con editoriales reconocidas tenéis la opción de autopublicar en editoriales como Amazon.

Los ebooks están de moda y vender vuestro propio libro en vuestro blog es una excelente idea para obtener ingresos pasivos.

Se hace el trabajo una vez y después se van recibiendo ingresos de aquel trabajo.

Publicidad

Como en el caso del alquiler de alojamientos, también debéis saber que una parte de trabajo sí os tocará hacer en ese período pasivo… vamos, podéis no hacerlo también pero creo que os compensará, realizar acciones de marketing para que todo el mundo sepa que habéis escrito este magnífico libro.

Compra mi Ebook “Ahorradoras: 101 Trucos para Ahorrar¡ Y Vivir mejor que nunca! escrito para Grijalbo y descubre más formas de ahorrar.

  1. Crear un infoprofucto o un canal de Youtube

El conocimiento es el nuevo oro del siglo XXI, dicen. Y opino igual. Seguro que si buscáis en vuestro interior os reconocéis expertos en algo, experto es quien sabe algo más de la media (esto lo he leído también en algún lugar).

Por tanto, seguro que hay personas en el mundo que pagarían por saber lo que tú puedes enseñarles.

Por tanto, considerad la posibilidad de crear vuestros propios infoproductos y compartid esa sabiduría y saber hacer con el resto de la gente. Ganarse la vida así da una satisfacción enorme, ayudas y ganas dinero.

Y para las amantes de la cocina, por ejemplo,  ésta es una excelente opción, ¿acaso no habéis visto los programas de Martha Stewart en el que os proporciona un estilo de vida y trucos para la cocina? Podéis crear vuestros propios vídeos y si contáis con la suerte de presentarlos en la TV mucho mejor, sino ya contáis con Youtube una red social ideal para presentar vídeos y tutoriales cuando queráis.

Además, también podéis crear recetas de cocinas o tutoriales de cualquier tipo para vuestro público y venderlas en vuestra propia página web.

  1. Desarrollar una franquicia

Si ya lleváis varios años en vuestro negocio actual, seguro sabéis qué funciona y qué no. Sistematizar esa experiencia es la mejor manera de que otras personas os hagan ganar más dinero. McDonald’s probablemente no sea el mejor restaurante de hamburguesa del mundo, pero sí el que más vende ¿por qué? Porque ha sabido sistematizar su experiencia y distinguir su oficio de la inversión. Id dándole unas vueltas a esto… Y si llegáis lejos, no olvidéis contárnoslo.

Echad un vistazo al término dropshipping, podéis vender productos que ni siquiera tenéis vosotros y comprando el stock cuando ya lo tenéis vendido.

  1. Vender publicidad en una web

Las webs que atraen muchas visitas tienen un gran potencial para vender publicidad. Todo el mundo querrá aparecer en la página de inicio cuando ese tráfico de personas llegue. Así que vender ese espacio publicitario es una excelente opción y una buena manera de obtener ingresos pasivos.

Volvamos a ser realistas; como en el caso del libro en que habría que hacer promoción (que también podemos delegar, claro, y esa puede ser una buena opción), también tendremos que trabajar en la web para generar esas visitas que posteriormente proporcionarán esos ingresos. No es fácil y hay que medir si el trabajo que nos precisa generar las visitas compensa con el ingreso pasivo que se vaya a obtener.

Ideas de ingresos pasivos hay muchísimas, no cabrían en un post que no resultara pesado. Si el tema os interesa os animo a averiguar más opciones, a dejar en los comentarios las que hayáis encontrado más interesantes o con las que vais a empezar para apoyaros y ayudaros en lo que podamos entre todos.

Pero, ¿cuál es el trabajo detrás de los ingresos pasivos?

Ahora bien, hay algo que nos cuentan las personas que nos venden la idea de los ingresos pasivos que es maravillosa y que os recomiendo a todo el mundo (cada cual con la opción que le atraiga más).

Se trata del trabajo real que hay detrás de todo ingreso pasivo, las ventas. Es cierto que el trabajo de la creación de los productos disminuye pero también es cierto que el trabajo de las ventas aumenta.

Las recompensas serán mayores si tenemos nociones de marketing y ventas para vender nuestros propios productos. O también podemos contratar a personas que nos ayuden a vender, expertos en el área. Como os decía, delegar puede ser una opción muy interesante.

Y una vez que aprendáis a vender en automático tendréis que aprender a retener el dinero en el bolsillo controlando vuestras finanzas y aprendiendo a invertir. Así, que como os dije al principio, los ingresos pasivos no tienen un trabajo aparente, pero sí una gran responsabilidad de adquirir ciertas habilidades que si aprendéis a dominarlas vuestros ingresos así como las fuentes de ellos podrían ser infinitos.

Si habéis sentido interés por los ingresos pasivos, no lo dejéis pasar ni un minuto, os lo aconsejo, si no todo lo leído no servirá de nada.

Empezad ya a profundizar en el tema, a disfrutar de ese apasionante mundo que tan buenos resultados puede dar, a sopesar pros y contras y a formarse para llevar a cabo un buen plan en busca de vuestros propios ingresos pasivos.

¿Os apetece saber más sobre ahorro y economía doméstica? Podéis comprar MI EBOOK “Ahorradoras: 101 Trucos para Ahorrar¡ Y Vivir mejor que nunca! publicado por Grijalbo.

 

Publicidad
Comparte el ahorro: