Probando el cepillo eléctrico sónico Sonicare DiamondClean

Llevaba tiempo detrás de un cepillo eléctrico para los dientes. Sí, sé que hace muchos años que están en el mercado pero no me he movido del típico cepillo de toda la vida, como mucho de formas originales. Vamos, lo corriente. Nunca encontraba el momento de cambiarme a pesar de que mi dentista me recomendara dar el paso desde hace unos años porque llegan a todos los rincones sabiendo lo exigente que soy con la limpieza de la boca.

publicidad

Pero, ¿sabes qué es lo que más me animó a tener uno? El hecho de recibir repetidas consultas por mail pidiendo que os recomendara cuáles eran los mejores cepillos eléctricos. Me vi en la situación de : – Ostras, qué les digo? Si no he probado uno en la vida!! Ahí sí que decidí que había llegado el momento.

cepillo eléctrico de Philips Diamond Clean

Después de estar mirando unos cuantos, al final me decidí por el Sonicare DiamondClean, gracias a una colaboración con Philips, un cepillo dental eléctrico sónico. Tras la súper experiencia con el moldeador automático iba bastante a lo seguro repitiendo con Philips (por cierto, gracias por todos los mensajes que me habéis enviado encantadas tras habéroslo comprado, no sabéis lo feliz que me hace seros útiles).

Como es un producto del que no he leído mucho hoy vengo a compartir contigo mi experiencia después de llevar unas semanas usándolo por si puedo ayudarte si estás en la misma situación. En este tiempo he pasado por todo tipo de sensaciones y sentimientos contradictorios. Ahora verás…

cepillo eléctrico de Philips Diamond Clean

Mi experiencia con Diamond Clean

Mi primera impresión fue como si estuviera en el sillón de un dentista haciéndome la limpieza, vamos, no podría describirlo mejor.

Es bastante chocante cuando pasas de un cepillo manual a uno eléctrico. No tiene nada que ver con lo que habías probado. ¡Me vibraba toda la boca! Jaja Mi marido, que estaba delante cuando lo estrené, miraba sorprendido las muecas que hacía esos primeros minutos. Bueno, siempre hay una primera vez y todo sea por una dentadura limpia y blanca, pensé.

Soy muuuy maniática con los dientes, como te adelantaba arriba, me los lavo todas las veces que toca y me gusta tenerlos blancos. En casa soy una pesadilla andante, siempre estoy detrás de la niña insistiendo para que se los lave. Tooodos los santos días. Con los años se dará cuenta de valía la pena.

Después de usar este cepillo sónico no te quedas indiferente, al menos a mi me pasa eso. Como llega a todos los lugares por escondidos que estén tanto de los dientes como las encías, sientes la boca “trabajada”…jaja. Es difícil explicarlo pero vendría a ser un poco como cuando sales del dentista. Eso sí, notas como la boca está perfectísimamente limpia. Sin ninguna duda, porque no se deja nada.

Ahora que ya me he acostumbrado, no veo la hora de volver a lavarme los dientes con este aparato después de cada comida. ¿Sabes a qué me ha recordado mucho? A la lima de Dr.Scholl para quitar las durezas de los pies y al aparato de electroestimulación de Beurer. En los tres casos, cuando se para es como que te falta algo. Y también en los tres casos te confieso que he vuelto a darle al “On” y a repetir el proceso ;-).

publicidad

De todas maneras, volviendo al cepillo eléctrico dental lo que más me atrae es su función de blanqueamiento (el efecto es el doble que un cepillo manual y creo que es unos de los fines más deseados de todas las que cuidamos nuestra boca, mostrar unos dientes blancos) y el diseño, que es super coqueto. Te entra por los ojos, ya verás. Me ha gustado el ahorro en pasta, se usa menos que con un cepillo normal . Yo creo que es al crear esos movimientos que hace que salga como más espuma. A la larga, en ese sentido, ahorraremos dinero aunque tengas que hacer una inversión en el aparato, eso sí.

cepillo eléctrico de Philips Diamond Clean

Si fumas o tienes manchas en el esmalte producidas por el café, el vino…. te vendrá bien porque ayuda a eliminarlas.

cepillo eléctrico de Philips Diamond Clean

Qué trae el cepillo dental eléctrico

Es un pequeño electrodoméstico o como quieras llamarle en toda regla porque no se limita al cepillo en sí. Incluye un vaso de inducción que sirve para cargar el cepillo. Dejas caer el cepillo en el vaso y ya se carga. Yo esto no lo había visto en la vida :-O.  Muy mono también. Puedes usar el mismo vaso para enjuagar la boca una vez te has cepillado. Al final lo importante es que sea práctico el cepillo, que lo es pero si además tiene esos extras aún es más atractivo.

Review cepillo Philips

El estuche en el que viene es un estuche de carga; es decir, nos permite conectarlo al portátil a través del USB o a una toma de corriente. Aún así, la batería dura 2 semanas. Muy cómodo para cuando salimos de viaje, la verdad, porque te permite llevarlo todo en el estuche y además con la función de poder cargarlo.

Lleva un temporizador de dos minutos para garantizar el tiempo de cepillado que recomiendan los profesionales. Cada 30 segundos me indica cuándo he completado un cuadrante de la boca y así dedico el mismo tiempo a cada lado. Confieso que antes de tenerlo no le prestaba tanta atención ^_^.

Los programas que puedo escoger son:

  • Clean: Limpieza dental
  • Gum Care: Para masajear las encías
  • Polish: Para abrillantar y pulir los dientes
  • Sensitive: limpieza suave en dientes y encías
  • White: “la estrella”, el efecto blanqueante que elimina manchas superficiales

Y hasta aquí mi experiencia con el cepillo eléctrico sónico Sonicare DiamondClean ¿Conocías este producto? ¿Qué te parece? Me gustará mucho leer tus comentarios bajo el post.

publicidad

Antes de irte, te recomiendo que leas estos 9 consejos para cepillarte correctamente, siempre viene bien recordarlos> AQUÍ.

Cepillo Sonicare DiamondClean

8.3

Innovación

8.0/10

Diseño

10.0/10

Facilidad de transporte

10.0/10

Precio

5.0/10

Pros

  • Limpia en profundidad
  • Gastas menos pasta de dientes
  • Blanquea los dientes
  • Monísimo
  • Tecnología sónica

Cons

  • Un poco fuerte si no estás acostumbrada
  • Hay que cambiar el cabezal cada 3 meses
  • No es un producto barato