Errores que cometemos al limpiar las alfombras

Publicidad

Cuando llega esta época del año solemos hacer la limpieza profunda de primavera en casa y una de las cosas que limpiamos a fondo son las alfombras. Si vais a guardar las más gorditas y a sacar las finas es una buena época para ponerlas a punto evitando cometer los errores más comunes.

Estos textiles hacen que nuestras casas sean más acogedoras y cálidas en inverno, además nos permiten “vestir” las estancias sin necesidad de comprar muchos muebles. Así que son una opción perfecta y baratita a la hora de decorar.

Seguro que en vuestra casa también hay alfombras y puede que más de una, de diferentes tamaños y tejidos y limpiarlas bien es muy importante porque sino pueden ser una fuente de alergias y ácaros.

Lo ideal sería aspirarlas una o dos veces a la semana si no tenemos mascotas, si es así, lo óptimo sería hacerlo a diario aunque no siempre nos dé la vida para ello… Los pelos, las migas, la suciedad que viene en los zapatos, etc. todo ello se acumula en las alfombras y puede terminar estropeando el tapete (aquí os dejo un post en el que Lidia nos deja unos trucos para eliminar eficazmente los pelos de las mascotas de las alfombras)

Publicidad

Errores que cometemos al limpiar las alfombras

  • Limpiarlas con productos inadecuados o demasiado agresivos. Para no extenderme demasiado en la forma de limpiar las alfombras os voy a remitir a este post en el que os hablamos de 6 trucos eficaces.

 

  • Dejar que se sequen las manchas y hagan cerco.

 

  • No aspirarlas hasta que están muy sucias. Como en todo, si hacemos una limpieza continua conseguiremos mantenerlas más tiempo limpias y en buen estado.

 

  • No ventilarlas nunca. No basta con abrir las ventanas de la estancia en las que estén las alfombras. Si podéis, extenderlas al aire libre y sacudirlas para que caigan las partículas que estén entre las fibras. Eso hará que no cojan olores.

 

  • No absorber los líquidos cuando se mancha la alfombra. Si se nos cae un refresco en la alfombra, por ejemplo, lo primero que solemos hacer es echar limpiador y frotar. Noo. Mal. Lo primero que tenemos que hacer es intentar absorber la mayor cantidad de producto con la ayuda de una trapo, toalla o papel de cocina. Y luego ya limpiamos la mancha.

  • Frotar solamente las zonas con manchas. Cuando se nos mancha una alfombra solemos caer en el error de tratar la mancha con jabón y agua y frotar solo en esa zona. ¿Qué conseguimos entonces? Que se cree un cerco en esa zona y que la mancha se extienda y cada vez sea más grande. Para evitarlo tendremos que limpiar toda la alfombra frotando ejerciendo la misma presión para que la zona de la mancha no se desgaste. Si se nos cae un líquido en la alfombra podemos recurrir a un truco de abuela muy efectivo. Se trata de rociar sal sobre la mancha y enroscar la alfombra. Pasadas unas horas aspiramos la sal y cepillamos con cuidado.

¿Añadiríais algún error más a la hora de cuidar las alfombras de la casa? Lo añadiremos al artículo encantados 🙂

Por cierto, si os gusta la cocina os aconsejo que echéis un ojo a este post en el que os hablamos de la olla Olla programable GM Modelo G Deluxe de Cecotec.

¡Feliz ahorro ? !

Publicidad