Libertad Financiera: Qué es y Cómo alcanzarla




Siempre me quejo de la escasa formación que hay referente a finanzas personales en los programas educativos. En la introducción de mi libro “Ahorradoras: 101 trucos para ahorrar ¡Y vivir mejor que nunca!” que escribí para Grijalbo y que solo se puede conseguir ya en formato ebook (salvo librerías muy concretas) hacía hincapié en la poca educación financiera que recibimos tanto en el colegio como en institutos pero a medida que pasan los años quizá abandono ese sentimiento de queja y asumo que tal vez se una competencia que deba adquirirse en casa, aunque una ayuda no vendría mal.

La educación financiera se aprende y se absorbe en casa, o sientes inquietud por ella, crees en sus enormes ventajas y te mueves para formarte y educarte por tu cuenta. Libros hay, también cursos, algunos gurús y otros que la llevamos en las entrañas y que, además, la practicamos.

Pero hay que sentir inquietud y moverse, porque nociones de geografía e historia, física y química, música, etc… te las darán sin pedirlas pero lo que concierne a saber manejar el dinero, ¡ay, caramba! parece que no es importante, o tal vez no interese que se sepa.

En Ahorradoras os he hablado de algunos conceptos de educación financiera, porque me apasiona, porque es el sitio de referencia en ahorro de habla hispana y porque quiero aportar mi granito de arena para que cada vez haya una mayor cultura financiera; más aún en mi querida comunidad.

publicidad




Hoy os quiero hablar de la libertad financiera la cual suele ser la meta de todos los que andamos en este camino del ahorro y la inversión. Ya sabéis que ahorrar por ahorrar NO ES LA META. En Ahorradoras aprendemos a ahorrar y una parte de la comunidad usará ese ahorro para invertir y generar más y más dinero; en consecuencia, mayor libertad.

libertad financiera

Qué es la libertad financiera

Imaginaos que llega un día en que no tenemos que volver a trabajar por dinero, ¡ojo! porque trabajar es bueno siempre que sea en algo que te haga disfrutar, que te haga feliz. Visualizaos trabajando en el horario que elijáis desde donde escojáis, en lo que decidáis y sólo porque vosotras queréis. En definitiva, no tener que trabajar únicamente por dinero, tener libertad de elección sin que nos falte el dinero para vivir. Eso es tener libertad financiera lo cual personalmente traduzco en libertad de tiempo y de vida.

De qué manera se obtiene esa libertad financiera

La libertad financiera se obtiene teniendo unos activos que generen ingresos pasivos de un importe igual al de nuestro gastos fijos. No estoy hablando de tener grandes cantidades de dinero en el banco de los que ir echando mano cada mes hasta que se terminen si no a tener activos (bienes que generen dinero: inmuebles, acciones, negocios…) que cada mes te proporcionen un flujo de efectivo (también llamado clashflow) que cubra tus gastos fijos.

Los ingresos pasivos son dinero que nos llega sin trabajar

De esta manera esos gastos fijos se pagan solos sin que nuestro capital inicial se vea reducido. Un ejemplo sería cuando se dispone de una o varias propiedades (que no tienen porque estar 100% pagadas) que se alquilan por un importe superior a lo que pagamos de hipoteca por ellas + resto de gastos y que la suma de la diferencia junto a otros ingresos pasivos alcanzan esa cifra obtenida en nuestro control de gastos fijos (os enseñaba aquí cómo calcularla: cómo calcular los gastos fijos mensuales).

¡Uf! Pero eso de la libertad financiera es para ricos

Os diré que no es así, que se trata de un trabajo donde es cierto que hay que ser sumamente constante pero poquito a poquito se puede ir consiguiendo, con paciencia y disciplina pero si no empezamos seguro que no llegaremos. Yo recomiendo que cuanto antes se empiece mucho mejor, no solo lograremos reunir una mayor cantidad de dinero y, en consecuencia, alcanzar más pronto la libertad financiera anhelada si no que el factor multiplicador será mayor.

libertad financiera

Síguenos en Instagram

Fotos de muestras, trucos de ahorro, descuentos, opiniones de producto

De máxima atención: ¡el interés compuesto!

Si estáis concentradas en este mismo momento, adelante, si no, dad un paseo, contemplad un paisaje precioso o haced unos cuantos ejercicios y seguid leyendo cuando podáis prestar toda la atención a lo que sigue.

publicidad




Si en vuestros planes está alcanzar la libertad financiera tenéis que conocer hoy mismo qué es el interés compuesto; un ejemplo simple: imaginad que tenéis 100€, al 4%, esos 100 € a final de año serán 104 menos lo que nos quite Hacienda al hacer la declaración de la renta (de esto mejor no hablo porque contenta me tiene Hacienda… pero, vamos, que más de 100€ tendréis, todo no nos lo va a quitar).

El siguiente año, ese 4% se calculará sobre esos 104€ (teóricos), y no sobre los 100€ iniciales que invertimos el primer año.

Y así año tras año de manera que la base sobre la que se calculará el interés será cada vez mayor consiguiendo así un efecto bola de nieve gracias a ese interés exponencial.

Einstein ya bautizó al interés compuesto como la octava maravilla del mundo, por algo será

Por eso siempre recomendamos comenzar cuanto antes mejor para que esa bola vaya haciendo más y más grande sin mayor esfuerzo que ahorrar con constancia, poco o mucho lo importante es algo y continuamente.

libertad financiera

¿Con un trabajo puedo obtener libertad financiera?

Depende de diversas circunstancias como el lugar donde vivís y su coste de vida así como vuestro nivel de gastos pero dependiendo únicamente de un trabajo costaría bastante más tiempo, es cierto, por eso aprovecho para despertar vuestro interés por otras opciones. Yo las practico así que no es hablar por hablar.

En nuestra mentalidad está estudiar y buscar un trabajo. Y eso si hay suerte porque hoy en día lamentablemente no todo el mundo tiene trabajo. En este punto os invito a abriros a distintas posibilidades:

  • si es viable, proponer teletrabajar y valorar mudarse a una ciudad con un coste de vida más bajo con el que poder ahorrar

 

  • crear nuevas fuentes de ingresos: depender de un trabajo es altamente arriesgado. A mí me decían que yo era demasiado atrevida por crear mi propia empresa cuando realmente esa persona asumía un riesgo mayor: sus ingresos dependían únicamente del empleo que otra persona le había ofrecido, con muy pocas garantías.

Son puntos de vista distintos. Tener una sola fuente de ingresos debería ser la excepción. Os animo a que estudiéis otras formas de ganar dinero, las que más os llamen la atención: negocios propios, rentas por alquiler, inversión y cobro de dividendos, rentas por creación de infoproductos, venta de libros, … hay muchísimas pero no todas encajan con todo el mundo.

Aquello en lo que te enfocas se expande

Ni todo el mundo ha nacido para crear negocios ni todas las personas tienen las capacidades emocionales que hay que tener para, por ejemplo, invertir en bolsa y asumir riesgos. Aunque ninguna de todas las formas de conseguir un ingreso extra os convenza, al menos, os animo a darle una vuelta a esta posibilidad. Indagad o dejadme un comentario si os puedo orientar.

libertad financiera

A mi me gusta mucho leer libros de finanzas personales, hay bestseller sobre riqueza y abundancia que han cambiado vidas, algunos de ellos son:

Estos títulos nada tienen que ver con ganar dinero fácil ni acumular dinero robando, trabajan la mentalidad mediante ejemplos y nos ayudan a ver por dónde estamos yendo… Clicando sobre cada título veréis un resumen y opiniones. Yo me llevo una comisión si compráis alguno, ridícula porque su precio es muy bajo, algunos cuestan unos 8€ (mi satisfacción estará en lo que este post os aporte, por encima de todo), ya veis a qué precio está la educación en finanzas, por eso no tenemos excusa para no iniciarnos en ella.

He añadido también el mío pero os recuerdo que está solo en ebook. En papel pone un precio desorbitado de algún tercero que lo vende :-O. No obstante estoy trabajando en un nuevo libro mientras voy sacando tiempo de calidad como puedo. No es fácil dirigir varios negocios online con la disponibilidad que requieren y compaginarlo con la vida privada, medios de comunicación… pero sé que conseguiré sacarlo adelante y compartir con quien quiera escucharme (más bien leerme) todo lo que quiero aportar e inspirar para ayudar en lo que está en mis manos a haceros más fácil, feliz y tranquila vuestra vida a través de las finanzas personales.

Os recomiendo leer cuanto más mejor y aprender de grandes de la educación financiera. Las librerías están llenas de joyas, de frases y párrafos que nos ayudan a plantearnos un cambio de paradigma, porque no siempre lo que nos han enseñado tiene por que ser así y peor aún si no nos han enseñado nada acerca de dinero.

Si solo nos basamos en lo que hemos visto en casa seguiremos unos patrones acertados o equivocados según hayamos visto y no nos hayamos cuestionado.

Si a nuestro alrededor, ahora que ya sabemos qué es la libertad financiera, somos capaces de analizar desde otro punto de vista cómo de bien o mal ha gestionado nuestro entorno su dinero podremos aprender de ello para no cometer los mismos errores o copiar y mejorar sus patrones de conducta de algo tan necesario, tan habitual, tan diario y tan tabú como es el dinero y su administración.

Por no hablarse de él la sociedad nos hemos visto endeudados hasta tal punto que es difícil volver atrás y rehacer comportamientos que probablemente a día de hoy no volveríamos a cometer.

libertad financiera

Leer y aprender sobre finanzas no solo no cuesta apenas dinero (entre blogs y libros gratuitos que prestan en la biblioteca podemos ir haciendo camino, si los compramos su coste es ridículo para su valor) si no que nos permitirá administrar sabiamente nuestro dinero sin ser víctimas de un sistema de consumo, deuda y venta de tiempo y nos evitará tomar malas decisiones financieras que arrastremos años y años. Nos dará libertad.

Si habéis llegado hasta aquí, os felicito, seréis de ese bajo % de la sociedad que está comprometido con sus finanzas personales y familiares. Os auguro un prometedor futuro.

Os leo en los comentarios para intentar ayudaros y orientaros en futuros post.

¡Gracias por leerme! 🙂