¿Qué cosas hacemos mal cuando bajamos a comprar al súper?

En estos días de confinamiento en plena crisis del coronavirus es muy importante que extrememos las precaciones cuando salimos de casa en los supuestos que podemos hacerlo y uno de ellos es para acudir al supermercado (lo mínimo imprescindible, eso sí) ya que es cuando estamos en contacto con más personas.

super

Precisamente hace unos días te contábamos como Mercadona había impuesto medidas extraordinarias para proteger, tanto a los empleados que son los que más expuestos están, como a los propios usuarios pero aún así, cuando bajamos al supermercado cometemos errores, la mayoría de las veces por desconocimiento, que pueden ponernos en peligro a todos.

Hoy vamos a enseñarte cuáles son algunos de estos errores para poder subsanarlos y que, si tienes que bajar a hacer la compra, sea de la manera más segura posible.

ERRORES QUE COMETEMOS CUANDO BAJAMOS AL COMPRAR AL SÚPER ESTOS DÍAS

No llevar preparada una lista de la compra

La principal recomendación estos días es permanecer el menor tiempo posible en los establecimientos con el fin de evitar alglomeraciones tanto dentro como en las colas de la puerta por eso es imprescindible llevar preparada de casa una lista de la compra con TODO lo que necesitamos para estos días. Esto hará que vayamos los más rápido posible y minimizaremos el riesgo de contagio.

No llevar tu propia cesta, bolsa o carro de la compra

Aunque la mayoría de los establecimientos desinfectan continuamente las cestas y los carros es recomendable que, mientras sea posible, llevemos las nuestras de casa para evitar tocar superficies innecesarias. A menor contacto, menor posibilidad de contagio.

Hablar por el móvil

Cada vez que bajo  comprar no paro de ver a gente que va hablando tranquilamente por su teléfono mientras compra. Y ojo, no es que no se pueda utilizar por prohibición sino porque es un foco de bacterias. Si vamos con guantes y éstos tocan el móvil ya no nos servirán de nada puesto que estarán contaminados al igual que nuestras propias manos.

Utilizar incorrectamente la mascarilla y los guantes

La recomendación sanitaria es que al ir a comprar utilizcemos guantes y mascarilla, de hecho, en muchos establecimientos te los dan al entrar e incluso te aplican gel desinfectante sobre los guantes que lleves de casa pero es muy importante tener claro que, en el momento que nos ponemos los guantes, éstos pasan a ser nuestra piel por eso aunque los llevemos puestos ¡NO HAY QUE TOCARSE LA CARA! ya que, si con ellos hemos tocado alguna superficie, el virús pasará a nosotros.

Es también recomendable, si tenemos la posibilidad, utilizar guantes de plástico deseachables, colocarlos encima de los nuestros igual que hacemos en situaciones normales cuando compramos fruta o verdura a granel y luego tirarlos en una papelera.

Respecto a la mascarilla, recuerda que llevarla no te exime del contagio, sobre todo si utilizas una de tela o qurúrgica, pero si reduce el riesgo de que otras personas se contagien. Ésto quiere decir que NO DEBES DEJAR DE SEGUIR EL RESTO DE RECOMENDACIONES por el hecho de llevarla. Sigue manteniendo la distancia de seguridad y el distanciamento social.

publicidad




También es importante que recuerdes que no debes tocar la mascarilla con tus manos y, si tienes que quitártela, utilices las gomas.

No te pares a elegir productos

Aunque a todos nos gusta ver las etiquetas y toda la información de los productos, es importantes que, estos días, vayamos como se dice vulgarmente “a tiro hecho”, es decir, que cuando lleguemos al pasillo donde esté ese producto lo cojamos y sigamos comprando para evitar estar mucho tiempo en el mismo lugar.

Intenta pregunta lo menos posible a los empleados

Es evidente que los empleados del súper están allí para ayudarnos pero tenemos que ser conscientes que vivimos una situación excepcional por lo que todo lo que haga que el contacto socal sea el mínimo va a ser de ayuda para minimizar el contagio. Ellos y ellas lo agradecerán y tú también evitarás riesgos. Es muy importante que estos días tengamos más paciencia y si no encontramos un producto, en la medida de lo posible, lo cambiemos por otro.

Y sobre todo recuerda, como te he dicho al principio, que ir a comprar no se puede convertir en una excusa para salir de casa. Es mejor hacer una compra grande cada cierto tiempo y así evitar aglomeraciones en los establecimientos. En mi caso, además, estoy comprando mucho en mercados y tiendas de cercanía en las que, además de haber menos gente, ayudamos a mantener los pequeños negocios y establecimientos de proximidad.

Espero que estos consejos te hayan resultado de interés y entre todos logremos superar esta crisis.