La mejor manera de limpiar una escoba ¡rápido y fácil!


Un correcto mantenimiento de los utensilios de limpieza nos ayudarán a alargar su vida útil y a ahorrar no teniendo que comprar otros contribuyendo así a un mundo más sostenible.

Para ello, debes conocer el mejor truco de limpieza para limpiar una escoba. Es importante que esté limpia porque solo así podremos limpiar con eficacia el resto de superficies de nuestra casa. Con este truco, que te va a llevar muy poco tiempo , sabrás cómo retirar la suciedad de una escoba.

Cómo limpiar la escoba

 

Cuando ya hayamos barrido el suelo y eliminado toda la suciedad, es el momento de centrarse en la limpieza de la escoba. No es necesario que sea a diario, puedes hacerlo una vez por semana aunque esto dependerá de la suciedad que vaya acumulando.

Por ejemplo, una casa en la que solamente se utilice la escoba para limpiar el suelo acumulará más suciedad que otra en la que como nosotros, utilice el robot aspirador bien sea el de suelo o el de mano inalámbrico.

limpiar la escoba

Limpiar la escoba puede parecer una tarea inútil, de las típicas que dejamos olvidadas, pero en realidad es muy importante mantenerla a limpia. Una escoba sucia no sólo será menos eficaz en la limpieza, sino que también puede esparcir la suciedad y los residuos por toda la casa.

A continuación te presentamos una forma rápida y sencilla de limpiar tu escoba:

publicidad

banner_planificador

1. En primer lugar, elimina la suciedad o los residuos sueltos de las cerdas de la escoba. Para ello, agita suavemente la escoba o golpéala contra una superficie dura. Puedes ayudarte de un cepillo viejo para asegurarte de que has retirado todos los pelos, que suelen acumularse más de lo que nos gustaría. El cepillo o peine viejo que vayas a usar te irá de perlas aunque en un principio no relacionáramos un producto para la belleza con la tarea de limpiar una escoba.

Puede que con esto ya te haya quedado limpia tu escoba pero si quieres asegurarte todavía más, sigue con el paso que viene:

2. A continuación, llena un cubo con agua caliente y añade un chorro de jabón para platos.

3. Sumerge las cerdas de la escoba en el agua jabonosa y gira el cepillo en el sentido de las agujas del reloj unas tres o cuatro veces y, después, al contrario. Este truco me lo dio mi madre y le da un resultado espectacular. Lo compartió conmigo mientras escribía el libro que te ayudará a evitar los errores más frecuentes en el hogar: limpieza, orden y economía doméstica: «¡No pierdas más tiempo!», una guía práctica que está ayudando a ahorrar tiempo y esfuerzo a muchas personas y que puedes leer clicando sobre el título.

4. Aclara las cerdas de la escoba con agua limpia y deja que se sequen al aire.

5. Por último, guarda la escoba en un lugar fresco y seco.

La limpieza de la escoba es una tarea importante pero que a menudo se pasa por alto. Siguiendo estos sencillos pasos, podrás limpiar tu escoba de forma rápida y sencilla y mantenerla en buen estado para su uso futuro.

publicidad