Consejos para saber si el pescado es fresco

publicidad

banner_blackfridaycecotec

Si sueles comprar el pescado fresco en la pescadería de toda la vida puede que allí te asesoren de cuando el pescado está fresco y cuando es mejor que te lleves otra cosa. Pero si sientes que cuando compras pescado en un pequeño comercio o en un supermercado te dan gato por liebre te voy a dar unos trucos para que tú misma sepas si estás comprando un producto fresco o uno que hace varios días que salió del mar.

sardina fresca

Consejos para saber si el pescado es fresco:

  • Observa los ojos del pescado. Esto es lo primero en lo que se suele fijar mi madre que es una experta 😉 . Tienen que estar brillantes y abultados. Las pupilas tienen que estar negras. No te fíes si están nublados, ensangrentados y hundidos. A veces cuando está pasado, le sacan los ojos ¡¡¡desconfía!!
  • La piel: aunque hay gente a la que no le gusta, toca el pescado. No lo estropearás. Aprovecha mientras haces cola para tocarle suavemente la piel. Si está viscosa, opaca o blanda es que lleva varios días o semanas en hielo. Un pescado recién cogido tiene la piel tersa, brillante y apretada. Por ejemplo, el jurel o chicharro si es fresco suelo tener la cola levantada de lo tersa que tiene la piel.
  • Después de tocarlo huele el dedo (se que suena mal 🙁 ) pero un pescado fresco no huele a nada, o como mucho a mar. Luego te lo limpias con un pañuelo y listo. Si está pasado olerá muy fuerte, desagradable. Si detectas olor a amoníaco tampoco es buena señal.
  • Mira las branquias. Es una tapita que el pescado tiene a la altura de las “orejas”, para que me entiendas jeje. Ya que estamos toconas, con cuidado, levántala. Esa es la zona por la que los peces respiran debajo del mar. Si el pez está recién capturado verás las agallas de un color rojo brillante. Si están escuras (marrones o grises) no compres el pescado. No es fresco.

atun

publicidad

  • Siempre que puedas compra la pieza entera. Es más fácil identificar que un pescado es fresco cuando está de una sola pieza. Además, si aún no lo han fileteado o despiezado es un identificador de que no lleva mucho tiempo en la tienda. Por otro lado, es un ahorro porque puedes llevarte la cabeza, las espinas y la piel para hacer una sopa de pescado o la base para un arroz, por ejemplo. Puedes pedir en la pescadería que te lo corten como más te guste y en casa preparar paquetes para congelar o prepararlo en escabeche. Aquí puedes ver cómo hacerlo.

Si tienes dudas compra pescado congelado. Este pescado es el más “fresco” porque lo meten en las cámaras en cuanto los pescan y la calidad suele ser muy buena (y barato). Consulta aquí todas recetas de pescado que tenemos en Ahorradoras.

pez

publicidad

Por último, a petición de muchas ahorradoras, te animo a que compres en tiendas pequeña, de barrio, las de toda la vida, para que no desaparezcan. Si encuentras una pescadería de confianza donde te aconsejen bien seguro que haces unas buenas compras. 😉

¿En qué te fijas tú para comprar pescado fresco? Lo añadiremos encantadas!!!