Cómo preparar un caffe latte

DSCN24371-1024x768

Hoy vamos a aprender la manera más sencilla de preparar un caffe latte casero, como el que solemos pedir en las cafeterías pero que nunca nos atrevemos a hacer en casa. Está riquísimo y además nos sirve para aprovechar ese resto de café que siempre queda en las cafeteras y que nunca utilizamos. Y los que no seáis muy cafeteros animaos a probarlo ya que el sabor es muy suave.

Preparación:

En un cazo calentamos la leche (según la cantidad que vayamos a hacer)

DSCN2409[1]

publicidad

Con una varilla manual o eléctrica batimos la leche según se va calentando hasta hacer espuma.

DSCN2411[1]

Cuándo tengamos bastante espuma, la separamos de la leche y ponemos ésta en un vaso alto (más o menos 1/3 del vaso)

publicidad

DSCN2419[1]

Echamos la espuma hasta casi llenar el vaso (vamos a ver que se diferencia la parte líquida de la espumosa)

El café que ya tenemos preparado (ya os digo que puede ser café que nos haya sobrado, o si no, preparamos un expreso cortito) y lo echamos lentamente en el vaso (si lo hemos hecho bien el café quedará entre la espuma y la leche)

DSCN2429

Y ya está. Como toque final yo le suelo añadir unas virutitas de cacao o de canela, pero eso ya es opcional.

DSCN2437[1]

Espero que os guste y lo disfrutéis. La verdad es que es muy fácil y queda muy curioso. Así que ya sabéis, si os animáis espero que nos lo contéis. Y si queréis aprender a elaborar otras bebidas, echadle un ojo a nuestras recetas de cócteles caseros, Smoothies o de un batido lleno de vitaminas 😉