Cómo hacer Galletas Caseras Deliciosas ¡y Sin Azúcar!

Publicidad

Te confieso que tenía dudas sobre si publicar este post o no hacerlo. Uno de los motivos que me llevaban a no hacerlo era que las fotos que hice al paso a paso de la receta no eran lo mejor que te puedas encontrar en Internet. Vamos, que encontrarás muchos otros post más preciosos donde el resultado se luzca mil veces mejor que el mio.

Pero, ¡oye! la receta, que hice un domingo por la mañana, nada más levantarme me pareció de lo más sencilla y el resultado me fascinó. Tanto es así que compartí el descubrimiento inmediatamente en Instagram y como suscitó tanto interés me planteé “seriamente” publicar la receta en la web.

View this post on Instagram

RECETA DE GALLETAS CASERAS DE AVENA Y PLÁTANO ? – Pelamos dos plátanos y los aplastamos con un tenedor en un bol. – Agregamos medio vaso aprox de salvado de avena y vamos mezclando (a ojo para que quede una masa espesa). – opcionalmente podemos agregar esencia de vainilla, o de coco, o coco rallado o canela…. lo que queramos ?. – Formamos bolitas y las colocamos sobre papel vegetal en una bandeja de horno mientras precalentamos el horno. – Aplastamos las bolitas dándoles forma de galleta y colocamos sobre ellas lo que queramos (o nada): trocitos de chocolate negro, frutos secos, pasas… – Horneamos a 170 grados unos 17 minutos. Las que sobran se pueden guardar en un tarro hermético. Espero que os gusten. Gracias a la seguidora que me animó a hacerlas a través de Facebook ????. No hace falta usar azúcares ni edulcorantes cuando la fruta como el plátano ya endulza suficiente, me encanta. La forma de mis galletas no es lo más peor la intención es lo que cuenta ?. Habéis hecho galletas caseras alguna vez?

A post shared by Ahorradoras✨Mapi Amela✨ (@ahorradoras) on

Cómo supe de esta receta de galletas caseras

Yo no tengo ningún mérito, el mérito lo tiene una seguidora que fue la que despertó en mi las ganas de que mis primeras galletas caseras fueran así de sencillas, con ingredientes principales tan sencillos como el plátano y la avena.

Semanas atrás me había dado por crear mis propias galletas ya que es bien difícil, por no decir imposible, dar en algún supermercado con alguna galleta que no lleve una barbaridad de azúcar o edulcorantes, por más que ponga sin azúcar, ….. como esa batalla ya la dí por perdida vi como única opción hacerlas yo. Siempre y cuando no fuera una tarea demasiado complicada y ahí fue cuando apareció a través de un mensaje privado la respuesta de nuestra querida seguidora Rosa tras mi pregunta en Facebook.

Me di una vuelta por Internet y vi que hay distintas sugerencias para acompañar a esos ingredientes principales. En este post comparto la que yo escogí pero puedes agregar todo lo que más te apetezca, o ir probando…

Publicidad

Receta de galletas caseras de plátano y avena

Ingredientes

  • 2 plátanos maduros (éste es el momento ideal de darle uso a esos plátanos que se están “pasando” y no te apetece comer ya de lo maduros que están).
  • 1/2 taza de salvado de avena (no he probado con copos de avena, quizá también quede bien, no lo sé). la cantidad es un poco a ojo según el tamaño de los plátanos. Ve añadiendo si necesitas más.
  • Esencia de vainilla (unas gotitas pero es opcional).
  • Canela en polvo (opcional).
  • Trocitos de chocolate negro (opcional).
  • Frutos secos picaditos o a tropezones (opcional).

Cómo hacer las galletas caseras

El paso a paso es el siguiente:

  • Pela los plátanos y córtalos en unas cuatro o cinco partes e incorpóralos en un bol ancho o plato hondo. Aplástalos con un tenedor.

 

  • Agrega el salvado de avena poco a poco y ve removiendo, si ves que la textura no es como una pasta, agrega un poco más de salvado de avena. Es importante que esté bien mezclado todo.

 

  • Añade la canela o la esencia de vainilla, si te apetece. Sigue removiendo.

  • Con una cuchara ve separando pequeñas bolitas y colocándolas sobre papel vegetal en una bandeja de horno dejando separación entre unas y otras. Mientras, pon a calentar el horno.

 

  • Ahora, aplasta con la parte trasera de la cuchara las bolitas dándoles forma de galleta (las mías quedaron muy “artesanales” :-)).

 

  • Ahora es el momento de añadirle los trocitos de chocolate por encima, o frutos secos, … yo añadí ambos en algunas y en otras solo chocolate porque mi hija no se comería las de los frutos secos.

  • Introduce la bandeja en el horno unos 17 minutos a 170 grados. ¡Listo!

A mi me llevó menos de veinte minutos preparar y tener estas galletas, unos dos minutos la mezcla y 17 de horneado. Me parece un esfuerzo muy bajo y un gasto irrisorio para conseguir unas galletas muchísimo más saludables que las de compra y sin azúcar añadido ( el poquito que pueda llevar el chocolate negro si lo pones pero nada que ver con las que comprarías en el súper).

No quedan crujientes, la textura que conseguimos es como “chiclosa”, esa es la forma como la describían en un vídeo de Youtube donde consulté la receta, nunca había oído esta expresión pero me pareció muy acertada y que todos entendemos fácilmente.

El sabor es bastante dulce, dependerá del plátano pero si te gustan los sabores dulces y temes que al no ponerle azúcar o edulcorante no te vayan a gustar, te aviso de antemano que están dulces, al menos las mías.

Seguiré probando otras recetas de galletas caseras así como distintos “toppings”, quiero probar con manzana, con frutos rojos, hacer algunas con sabor café…. veo un mundo de posibilidades infinitas por descubrir (y compartir con vosotras).

Si has hecho galletas caseras y te apetece compartir la receta déjame tu comentario abajo y la probaré. Muchísimas gracias por compartir.

Qué me ha gustado de esta receta

  • Necesitas pocos ingredientes.
  • No hace falta usar más “aparatos” que horno.
  • Se hace muy rápidamente.
  • Necesita poco tiempo de horno.
  • Es sana, ¡lo más importante!.

Qué aparatos podría usar para facilitar aún más la tarea

Ambas opciones te facilitan las cosas pero para nada son imprescindibles. Puedes hacer perfectamente las galletas sin necesidad de robot pero, claro, si lo tienes, recuerda que puedes usarlo, en el caso de esta receta, para trocear, picar, moler y para mover.

Los moldes de galletas, si vas a hacer galletas bastante a menudo probablemente te merecerán la pena, si no, … primero mejor vemos que sí los vamos a usar, así nos aseguramos de que no sea una compra hormiga. Descubre en este post qué son los gastos hormiga.

Cuánto cuestan estas galletas caseras y por qué lo más importante para mí es la calidad

En cuanto al coste de estas galletas caseras, no es fácil calcularlo pues de algunos ingredientes vamos a usar una cantidad taaaaan mínima que casi que no cuesta ni un céntimo; por ejemplo, de canela, de vainilla, ….

Los plátanos normalmente yo suelo comprarlos cuando están de bajada de precio así que depende y el salvado de avena es muy económico.

Aún así, aquí no vamos a competir por precio sino por calidad, y en lo que a alimentación se refiere, la calidad pasa a ser la prioridad, más aún que el ahorro, al menos para mí (y ahora, que a  medida que me hago mayor me vuelvo mucho más responsable en esto…).

Te digo esto porque si haces números, aunque esta receta salga barata, puede que otras galletas de supermercado, a proporción salgan incluso más económicas pero aquí estás controlando lo que llevan sin tener que echar por ello una mañana en la cocina.

Las demás, las de tienda, de verdad te lo digo, puedes tirarte una hora revisando ingredientes en el pasillo del supermercado y terminar no comprando ningunas por todo lo que llevan. Que igual estoy obsesionándome pero tiene tan mala prensa el azúcar y otros que prefiero no arriesgarme.

Aún así, ¿conoces algunas galletas que recomiendes por no llevar mucho azúcar y ser bastante sanas?

Gracias por comentar el post

Curiosidades

El día que hice esta receta como digo era domingo, la noche anterior mi hija había ido a pasar la noche en casa de los “iaios”.

Mis padres se habían ofrecido a quedarse con ella medio fin de semana para que yo recuperara algo de tiempo para mí y descansara (fíjate cómo me habían visto de apurada…).

Mi madre me había advertido que se quedaban encantados con la niña pero que no me pusiera a hacer la comida de toda la semana ni a seguir trabajando, como siempre, todo el fin de semana. Que descansara y me relajara.

Cuando aparecí en el parque a media mañana del domingo (bueno, más bien más cerca de la hora de comer porque sí que es cierto que dormí como un lirón hasta las 11) donde estaban mis padres y mi hija, con una bandeja de galletas, mi madre me miró con cara de: – ¡Pero niña, no te lo he dicho bastante claro! No sabes aprovechar mejor el tiempo que poniéndote a hacer galletas! Tienes una facilidad para complicarte la vida…..

Las galletas nos las comimos mi padre, mi marido y yo. Mi hija en cuanto notó algo de sabor a plátano, al ser la señorita antifrutas me pasó a mi la galleta y mi gozo en un pozo, pero no me rindo, seguiré insistiendo…  ^_^.

Publicidad
Comparte el ahorro: