Cómo hacer castañas asadas en casa

En esta época del año el olor de las castañas asadas inunda las calles de prácticamente todas las ciudades de España y es que ¿quién no ha ido por la calle comiendo un cucurucho humeante de castañas asadas? Te voy a dejar unos trucos para que ases fácilmente castañas en casa y te ahorres unos euros sin renunciar a un auténtico lujo. 

publicidad

castañas asadas

 

Cómo hacer castañas asadas en casa

Ahora que salimos menos de casa podemos asarlas nosotras mismas en el horno, en las brasas de la chimenea o en una sartén castañera y conseguir el sabor de los tradicionales puestos callejeros. Hay quien añade a las castañas sal fina, en Galicia no solemos hacerlo pero puedes probar y ver si te gusta 😉


Consulta también:


En el horno

Una de las opciones más sencillas es asar las castañas en el horno. Lo único que debes tener en cuenta es que la castaña, si no tiene un “agujero” por el que soltar el vapor, estalla. Para evitar que esto suceda tendremos que hacer un agujero o corte en la cáscara de este fruto seco. Y así, de esta forma tan sencillo, las castañas se asarán bien y no correremos el riesgo de que exploten. 

publicidad

Lo que tenemos que hacer es precalentar el horno unos 10 minutos a 180 grados centígrados con calor arriba y abajo, y a ser posible, con ventilador. Utiliza la propia bandeja del horno para hacerlas, colocando las castañas agujereadas sobre ella y una vez que el horno está caliente ponemos la bandeja a altura media unos 12 minutos. Pasado ese tiempo, las removemos y las dejamos otros 10 minutos. El tiempo va a depender del tipo de horno y del nivel de humedad de las castañas.  

En una sartén castañera

Seguro que en tu ferretería habitual tienen a la venta sartenes de hierro agujereadas que son especiales para asar castañas en cocinas de gas. Si utilizas este sistema tendrás que colocar las castañas en la sartén, sin taparlas, a fuego fuerte y ir moviéndolas hasta que se tuesten por todos lados.

publicidad

asar castañas en casa

 

En la chimenea

Si tienes la gran suerte de disponer en tu casa de una chimenea ya estás tardando en asar castañas. Un truco que se ha hecho siempre en mi casa es preparar una cama de hojas de pino secas y sobre ellas colocar las castañas agujereadas para que se asen con el calor de las brasas. Y con todos estos consejos ya podréis hacer vuestro propio “Magosto” o “Castañada” en casa 😉