¿Qué alimentos se pueden congelar?

Publicidad

El mes pasado nuestra amiga Pilar nos pidió que hiciésemos un post sobre qué alimentos se pueden congelar y cuales no, y aunque con un poco de retraso, nos hemos puesto manos a la obra.

Congelar los alimentos es una forma estupenda de no tirar nada (y muy antigua), pero no toda la comida se conserva bien bajo cero.

cebolla 2

Alimentos que se pueden congelar

Carnes y mariscos: entre uno y seis meses se pueden mantener congelados estos alimentos. Cuanto más fresco esté el producto al congelarlo más lo estará cuando se descongele. Así que si al ir a la compra ya sabéis que un producto es para congelar en crudo introdudidlo en el congelador en cuanto lleguéis a casa, no lo dejéis días en la nevera. Si vais a consumir el pescado crudo tenéis que congelarlo durante días, así evitaréis el Anisakis.

La mayoría de las verduras las podéis trocear y congelar, sobre todo si las plantáis vosotros mismos, así las tendréis todo el año: los guisantes, la calabaza, el puerro o la zanahoria nunca faltan en mi congelador. La cebolla debéis trocearla antes de congelarla e introducirla en una bolsita.

Los alimentos cocinados se pueden someter a bajas temperaturas pero tiene que hacerse de forma correcta. Los recipientes rígidos son los más recomendados, llenadlos lo máximo posible para que no quede aire. Y si son cuadrados o rectangulares podréis aprovechar mejor el espacio del congelador. ¿Alguna vez habéis congelado en Tetra Bricks?

Alimentos que nunca debéis de congelar

Hay alimentos que si se someten a temperaturas bajo cero sufren alteraciones en la textura y en el sabor que hacen que no sean agradables de ingerir o que resulten tóxicos (y con eso no se puede jugar 🙁 ).

Los huevos con cáscara no se deben congelar, ni siquiera lavar porque la humedad penetra en el interior y se estropean mucho antes.

huevo

La fruta que tenga un alto contenido en agua no se debe congelar porque pierde su textura y se queda blanda a la hora de consumirla (melón, frutos del bosque o fresas). Esto sucede porque se forman placas de hielo en su interior. A algunas verduras les pasa lo mismo, como por ejemplo a la lechuga o al apio o cualquiera que sea propia de ensaladas. Si queréis saber cómo “revivir” la lechuga mustia consultad este post.

Los derivados lácteos tampoco se pueden congelar porque al tener un alto contenido en grasa se separan los elementos y se cortan. Por ejemplo la nata. Las mayonesas, los guisos que lleven patatas, el arroz, la pasta, las salsas o los pasteles tampoco se deben de congelar.

pastel

Publicidad

Si habéis descongelado carne, pescado o mariscos no volváis a congelarlos. Al romperse la cadena del frío podéis sufrir intoxicaciones. Consultad estos trucos para congelar y descongelar alimentos de manera segura.

Y si es hora de limpiar el congelador estos consejos os ayudarán a hacerlo ahorrando tiempo.

Fuente: eHow / Consumer /

Hace unos meses os preguntamos en Facebook y en Instagram qué alimentos congeláis vosotros y esto es lo que nos habéis dicho:

  • Angélica nos dice: Yo congelo caldo de pollo, caldo de verduras, ñoquis, salsa de tomate casera, hamburguesas caseras y albóndigas, falafel, masa en rulo de galletas de mantequilla y naranja (siempre tengo y corto para una bandeja cuando vienen visitas).
  • Elisa comenta: Potajes, puchero, carnes en salsa, croquetas, bizcochos, magdalenas, berenjenas asadas (luego me sirven para rehogar, hacer tortillas o musaka), canelones, lasaña y en temporada de tomate hago fritadas y congelo.. mil cosas!!
  • Merche apunta: Arroz, filetes rusos, verduras, pizza, empanadas, croquetas, nuggets, caldos, legumbres, cremas, hago mas de todo y lo congelo. 
  • Inma nos dice: Caldos (hago bastante más de la cuenta para congelar), croquetas (no están igual que cuando están recién hechas, pero se agradece contar con ellas), lentejas (también hago más a posta) y cualquier cosa tipo guisote con pollo, ternera, etc.
  • Lorena añade: Calamares en su tinta, carne guisada, lasaña, fabada, lentejas, cocido, albóndigas, rollo de pechuga de pavo rellenas de queso de cabra y jamón de York con cebolla caramelizada, cremas, caldos… ¡De todo menos la patata!

Recordad que podéis seguirnos en FacebookTwitter, InstagramPinterest y Google+ para no perderos nada. Además, en nuestro canal de Youtube tenéis montones de vídeo tutoriales con recetas, trucos y consejos para ahorrar.

¡Feliz ahorro 😉 !

Publicidad
Comparte el ahorro: