Cómo aprovechar la cáscara del calabacín

publicidad

Con la llegada del buen tiempo las frutas y verduras de temporada llenan la cesta de la compra pero es importante saber sacarles el máximo partido para así ahorrar. A continuación te dejo una serie de post relacionados con esto:

piel calabacínEl calabacín tiene mucha presencia en la cocina en estos meses (aunque se puede encontrar todo el año en el supermercado) porque al ser de temporada y haber más producción baja el precio y nos compensa utilizarlo frente a otros productos.

Para sacarle el máximo partido lávalo bien y utiliza la piel cuando los utilices en cremas de verduras o en guarniciones. Si no te gusta utilizarlo con piel usa un pelador para que el desperdicio sea el mínimo.

publicidad



piel calabacínEsa piel puedes utilizarla en otras recetas; por ejemplo puedes rebozarla en harina y freírla a alta temperatura. Conseguirás una rica tempura de calabacín. Si quieres un plato más saludable puedes tostarla al horno sobre papel sulfurado.

Ver también «Receta fácil de spaghetti de calabacín«

También puedes añadir la piel del calabacín a ensaladas, le aportarán un punto fresco y crujiente al plato. Aquí te dejo algunas recetas.

Recetas para aprovechar la piel de calabacín

 

  • Chips de calabacín: Corta la piel del calabacín en rodajas finas y colócalas en una bandeja para hornear cubierta con papel encerado. Rocía aceite de oliva, sal y pimienta y hornea a 200°C durante unos 10 minutos o hasta que estén crujientes. ¡Son un snack saludable y delicioso!

  • Ensalada de calabacín: Corta el calabacín en tiras finas y mezcla con tomate cherry, aceitunas, queso feta y un aderezo de vinagreta de limón.

  • Espagueti de calabacín: Utiliza un pelador de verduras o una espiralizadora para hacer espaguetis de calabacín. Luego, saltea la piel del calabacín en un poco de aceite de oliva con ajo y tomates cherry.

  • Sopa de calabacín: Incluso la piel del calabacín es perfectamente comestible cuando haces sopa de calabacín, de hecho, la piel ayuda a espesar la sopa. Tritura el calabacín y la piel con caldo de pollo, cebolla, ajo y crema. ¡Deliciosa y fácil!

¡Bon Apetit!