7 errores que cometemos al poner la lavadora

Publicidad

Cuanto más común y rutinaria es una tarea más riesgos corremos de cometer errores sin darnos cuenta. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, al tender la ropa recién lavada o al limpiar la casa.

Hoy vamos a poner el foco en los errores que podemos cometer al hacer la colada. Ya os adelanto que no vamos a descubrir la fórmula de la Coca Cola pero el objetivo es que con unos sencillos tips consigamos el mejor resultado en el menor tiempo posible (sin hacer un gasto extra) de una tarea que como mínimo solemos hacer una vez por semana.

Publicidad
  • Usar demasiado detergente o suavizante. A veces erróneamente pensamos que cuanto más detergente pongamos mejor va a quedar la ropa o que a más suavizante más olor a limpio pero eso no siempre es así. El exceso de jabón puede crear una capa de espuma demasiado densa que hace que las pelusas y el polvo de la ropa se quede en la superficie y no se vayan con el agua. El exceso de suavizante puede dejar las toallas como papel de lija o la ropa con manchas. Así que nuestro consejo es que uséis la cantidad de detergente que indique el envase según la dureza del agua en vuestra zona. ¡Y si usáis detergente hecho en casa y le añadís un chorro de vinagre muchísimo mejor! 
  • La carga de la lavadora. Aunque queramos ahorrar al máximo llenar mucho la lavadora nos puede salir caro porque la ropa puede terminar mal lavada. Siempre debemos dejar el espacio suficiente para que las prendas tengan movilidad y el agua y el jabón se puedan mover por todo el tambor. Intentad meter la ropa más sucia al final. Si tenemos poca ropa para lavar podemos utilizar programas de media carga.

 

  • No separar la ropa. Si lo hacían nuestras madres es por algo así que no os saltéis el paso de separar la ropa. Por un lado la de color y por otro lado la blanca así no correremos riesgos. Si tenéis bastante volumen de ropa para lavar también es aconsejable que lavéis la lana con lana, las toallas con toallas…

 

  • No revisar los bolsillos de las prendas. Otra de las cosas que siempre hace mi madre y que hay que hacer para que un pañuelo de papel no nos arruine la colada… 
  • No mirar las etiquetas de las prendas. Las etiquetas interiores de las prendas, las que ponen a la altura de la cintura, además de picar mucho y ponernos nerviosos (por lo menos a mi 🙂 ) contienen información muy útil sobre los materiales de los que están compuestos las prendas y sobre la forma correcta de lavarlas. Antes de cortarlas anotad en algún lado lo que ponen. Aquí os dejo una guía en la que Elena nos explica qué significan cada uno de los símbolos de las etiquetas.

 

  • Lavarlo todo en agua fría. Aunque sea lo más óptimo para ahorrar hay prendas que debemos lavar a temperaturas más altas para que queden realmente limpias. Es el caso de las sábanas o las toallas que albergan bacterias que resisten el agua fría. 
  • No dejar que el detergente se disuelva. Lavar en agua fría, colocar mal la cápsula o llenar mucho la lavadora pueden provocar que el jabón no se disuelva y queden plastones en las prendas. Una buena solución puede ser utilizar detergente líquido.

Por último os quiero animar a que probéis las nueces de lavado y me contéis qué os parecen… ¿Os atrevéis? Aquí os dejo una selección por si os animáis con ellas 😉

Última actualización el 2019-07-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados. Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados

Y esto es todo… ¡feliz ahorro 😉 !

Publicidad
Comparte el ahorro: